Las mejores estrategias de apuestas deportivas

Cuando un apostador empieza en el mundo de las apuestas deportivas y va aprendiendo los muchos factores que afectan al mismo, es bastante habitual que se tienda a querer encontrar una Estrategia apuestas ganadora. Especialmente si al apostador le gustan los números, las matemáticas y la estadística, le gustará buscar entre miles de datos para generar fórmulas que puedan permitirle ganar dinero de forma continuada apostando.

Es bastante corriente que las primeras estrategias de apuestas deportivas en las que se piense sean, por ejemplo, referentes al número de goles que se marcará en un partido de fútbol. Hay muchas páginas web con estadísticas muy completas donde poder comprobar la media general goleadora de los equipos, cuántos goles suelen marcar como locales y visitantes, los últimos resultados (para poder comprobar la tendencia más reciente) e incluso el histórico de marcadores en los partidos de los últimos años entre esos 2 equipos. Con todos esos datos se puede hacer una fórmula y valorar si la Cuota que ofrece la casa de apuestas es correcta o si, por el contrario, es mayor de lo que debería, por lo que se detectarían apuestas con value a las que apostar.

Pero ese tipo de estrategias basadas únicamente en criterios estadísticos no son las mejores estrategias de apuestas deportivas, porque toda esa información en forma de datos numéricos que se pueden encontrar en las páginas webs de estadísticas deportivas, también la tienen las Casas de apuestas. Es más, tienen otras herramientas que complementan todos esos datos por lo que solo basándose en estadísticas será difícil valorar las cuotas mejor que las casas.

Apuestas deportivas

Para que una estrategia sea ganadora debería de incluir parámetros que la casa de apuestas no tenga en cuenta, o al menos valorarlos de diferente manera que ellas. 

Por ejemplo, en un partido de tenis la casa da una importancia de 2 sobre 10 a que el jugador A haya ganado más del doble de veces a su rival y eso se ve reflejado en la cuota de algún modo. Si desde nuestro punto de vista ese factor es más importante, deberíamos incorporarlo a nuestra fórmula (real o mental) con una contribución mayor que ese 2/10 de la casa, lo que repercutirá en que la cuota a la que lleguemos tras valorar todos los factores sea distinta a la de la casa de apuestas deportivas.

Cada deporte es diferente, por lo que los factores a tener en cuenta en cada uno de ellos para plantear una estrategia de apuestas serán distintos también. 

Algo que hay que tener muy en cuenta si se están llevando a cabo estrategias de apuestas es que para poder valorar si es buena o no, es decir, si da beneficios de forma consistente, se deben de haber comprobado un número muy elevado de partidos. Así, y solo así se podrá valorar correctamente el acierto o no de la estrategia, ya que un número pequeño de muestras (partidos) no es determinante para sacar conclusiones. Se estima que hacen falta al menos 1000 muestras para poder empezar a tener en cuenta los resultados obtenidos.

Para terminar comentar algo que ocurre demasiado a menudo en el mundo de las apuestas, y es que resultados pasados no aseguran ganancias futuras. Esto significa que si, por ejemplo, el año pasado apostar a favor del Under 2.5 goles en los partidos del Levante dio beneficios, igual este año el equipo cambia, se vuelve más ofensivo y esa estrategia dejaría de ser ganadora. O incluso si el equipo se mantiene igual pero las casas de apuestas se dan cuenta, bajarían sus cuotas hasta el punto que no fuera una estrategia rentable.