Previa y apuestas al Open de Australia

Ya conocemos los dos tenistas que disputarán el domingo 27 de enero la final del Open de Australia 2019. Serán los dos mejores tenistas del mundo, Novak Djokovic y Rafael Nadal, los que luchen por ganar el primer gran trofeo del año en un torneo donde casi se han paseado sobre sus rivales y han sido tremendamente superiores a todos, sobre todo en semifinales, donde pocas veces hemos visto algo parecido.

Y es que Rafa y Novak aplastaron a Tsitsipas y Pouille, respectivamente. El joven tenista griego venía de cargarse a Federer dos rondas atrás y estaba desplegando un gran tenis, previendo un encuentro duro ante el español pero desde el primer momento, la táctica de Nadal no tuvo respuesta ante un Stefanos que solo le pudo hacer seis juegos en todo el partido. Nole, por su parte, no quiso ser menos y desde el minuto 1 ahogó al francés desde la línea de fondo y solo le dejó ganar cuatro juegos. Si ambos querían meter miedo a su rival en la final, lo consiguieron.

El torneo de Nadal ha sido impoluto. No ha cedido ni un solo set hasta llegar a la que será su quinta final en Australia y su promedio de juegos perdidos por set es de solo 2.72.

Es cierto que llega a esta ronda sin haber competido contra ningún Top 10 (Novak tampoco), pero es realmente impresionante cómo se ha ido cargando uno a uno a todos sus rivales sin pasar apenas ni un solo apuro.

Llegaba a Melbourne sin disputar un partido oficial en cuatro meses y habiendo sufrido una lesión en el abdominal dos semanas atrás, pero parece que eso no le haya afectado en nada ya que ha mostrado una de sus mejores versiones de siempre sobre pista dura. Quizá solo el US Open de 2013 pueda acercarse más a este nivel.

Bono apuestas luckia

El nuevo saque del español ha causado estragos en sus rivales. Nadal ha aumentado una media de 5km/h la velocidad de su primer saque y eso se ha traducido en un 10% más de puntos ganados en esa estadística.

Solo Duckworth en primera ronda le pudo romper el servicio. El resto, nada. Por si esto fuera poco, ha comandado con puño de hierro desde el fondo y se ha mostrado rapidísimo de piernas, para llegar a todo. Es difícil que Nadal pueda llegar en mejor estado de forma y confianza a una final.

Por su parte, Djokovic ha tenido algún que otro altibajo hasta llegar a la final, algo normal en un torneo tan duro, largo y exigente como Australia. Se ha dejado algún set por el camino y solo en el partido de octavos de final ante Medvedev se le pudo ver mal físicamente, acusando el tremendo calor que hizo ese día. Su juego se sigue adaptando genial a una pista que ya le ha visto ganar allí en seis ocasiones y se mueve por ella como en su propio jardín.

Por lo visto en semifinales ante Pouille, el número 1 del mundo llega lanzado a la final y con ganas de hacer historia.

Y es que pase lo que pase el domingo, se reescribirá la historia del tenis ya que si el serbio vence se convertirá en el tenista con mayor número de títulos en Melbourne (7), mientras que si gana Rafa, el español se convertiría en el primer jugador de la Era Open en ganar todos los Grand Slams al menos dos veces.

Con el recuerdo de la final de 2012 entre los dos tenistas, que duró casi 6 horas y que fue la más larga de toda la historia, es difícil elegir un favorito por encima de otro. Las casas de apuestas entregan un mayor favoritismo al serbio por ser el número 1 y por su historial ganador en el torneo pero a nivel de juego, lo cierto es que casi podemos decir que nos encontramos con un 50-50.

El pasado mes de julio, los dos se enfrentaron en semifinales de Wimbledon y el partido se decidió por detalles en un quinto set. No dudamos que la final de este domingo en Australia será muy pareja y con posibilidades para los dos.

En Luckia, la cuota que entrega a que Novak ganará el título es de 1.80.

Mientras que la cuota a que ganará Nadal es de 2.10.

Nosotros, como decimos, vemos un poco más de igualdad entre los dos y es que puede que estemos ante una de las finales de Grand Slam de más nivel y mayor igualdad de los últimos años.

El cara a cara entre los dos tenistas muestra un ligero desequilibrio en favor de Nole, con 27 triunfos por los 25 del español. Solo se vieron una vez las caras en Melbourne, en el año 2012 como hemos comentado donde aquella final se acabó decidiendo por 7-5 en el quinto set y con ambos tenistas sentados en una silla durante la entrega de premios porque no podían ni estar de pie tras el esfuerzo realizado. Pinta a partidazo.