Términos curiosos


Te recomendamos

Es la competición, sobre todo de tenis, con premios bajos o títulos en juego de menos calado en las que la dificultad del Pronóstico aumenta por el factor motivación de los contendientes, que acostumbra a ser menor que en los torneos mayores.

Esto da pie a la sucesión de sorpresas y a que los resultados finales tengan poco que ver con lo que habrían sido en otras circunstancias en las que los favoritos saliesen a por todas.

Es el cambio de signo de un evento en el que el resultado se voltea en contra de lo que parecía inicialmente y en el que el equipo o jugador que remonta va de menos a más. Hay estrategias, de hecho, basadas en las remontadas y en la fluctuación que las cuotas experimentan de menos a más y viceversa en función del resultado parcial del momento.

Expresión prestada del baloncesto americano con la que se designa a un equipo que está en buena Racha y estado de forma o a un jugador especialmente inspirado, como ocurre con las ‘muñecas calientes’ en las canchas cuando un tirador encesta todo lo que lanza y el resto de sus compañeros lo buscan a propósito porque parece difícil que pueda fallar.
También un apotante está on fire cuando atraviesa una racha muy positiva de aciertos.

Es la información que se conoce poco antes de que comience un evento, sea privilegiada o no, y que sobre el papel va a tener una influencia muy directa sobre las cuotas. Por ejemplo, que un futbolista clave se ha lesionado o que el entrenador decide por Sorpresa reservar a sus mejores jugadores. También hay que tener cuidado con las noticias-bulo.

Es la persona excesivamente aficionada al juego que tiene un problema grave diagnosticado como enfermedad. Sin embargo, el término se utiliza también de manera irónica para designar a aquellos apostantes que por diversión apuestan a todo lo que se mueve y que desarrolan una potente atracción hacia esta actividad sin resultar gravosa.

Es el conjunto de datos que un apostante puede tener de manera exclusiva y que desconocen tanto la mayoría del resto de pronosticadores como la propia Casa de apuestas, por lo que parte con una clara ventaja al tratar de aprovecharse de una determinada Cuota en su opinión mal puesta o con claro Value.

Ejemplo de este tipo de información puede ser conocer en exclusiva que un entrenador va a jugar con los suplentes o que no va a poner toda la carne en el asador por equipos circunstancias.

Es la Estrategia soñada por cualquier apostante que le permitiría tener ganancias siempre y que hasta el momento, que se sepa, nadie ha encontrado.

En las apuestas La gallina de los huevos de oro no existe. Al contrario se trata de una actividad atractiva y entretenida pero complicada de llevar a cabo si se quiere tener éxito, lo que exige ser metódicos y no esperar encontrar una aguja del pajar.

Se conoce así a la etapas de tiempo en la que es muy difícil apostar por la pausa de las competiciones, especialmente en las que uno es Especialista, algo que ocurre sobre todo en verano y Navidad.

Lo mejor en estos casos es darse un respiro y recargar baterías antes de adentrarse en las pocas disciplinas o campeonatos que se siguen jugando si es que el apostante no tiene el conocimiento suficientemente adecuado de las mismas.
 

Es el apostante que se especializa en un deporte o disciplina en concReto con el objetivo de aprovechar al máximo sus conocimientos sobre la materia y traducirlo en beneficios.

Algunos apostantes prefieren diversificar en varios para compensar pérdidas en épocas malas aunque otros son de la opinión de que quien mucho abarca poco aprieta y es mejor apostar sólo de lo que uno verdaderamente sabe.

El apostante Estadista se rige y determina sus pronósticos basándose en las estadísticas frías y objetivas que acumula un contendiente y no por las sensaciones subjetivas ni estados de forma.

De hecho los hay que establecen una Estrategia a través del estudio de los antecedentes. Sin embargo, lo cierto es que así es difícil sorprender a las Casas de apuestas porque ellas también se basan predominantemente en este tipo de análisis.

 

Es una Apuesta combinada de numerosos eventos con cuotas muy altas a la que se destina verdaderamente más por diversión que por otra cosa una parte ridícula de la banca. Prácticamente es imposible acertarla, pero se hace por si acaso suena la flauta y por una inversión ridícula se podrían obtener enormes ganancias en un caso muy hipotético.

Hay diversas modalidades de combos locos que incluyen combinadas de dos, tres o incluso un número mayor de eventos.

Es el resultado de una apuesta que cuando parecía encarrilado empieza a torcerse y resulta erróneo contra todo Pronóstico, es decir, cuando un clarísimo Favorito naufraga y hay un vencedor por Sorpresa o cuando un resultado controlado se escapa de las manos.

Precisamente el término está inspirado en Nicolai Davydenko, tenista ruso que solía perder en torneos menores contra jugadores muy inferiores a él.
 

En Inglaterra se conoce así al día después de Navidad, muy popular allí por ser uno de los pocos países donde las competiciones deportivas no se detienen por esas fechas festivas, especialmente en el fútbol y la hípica, las dos grandes disciplinas nacionales.

Popularmente se dice que los deportistas afrontan esta jornada con una mayor motivación, algo que resulta también extensible a los apostantes en una época en la que las actividades deportivas profesionales experimentan un parón en seco hasta enero.

Es la palabra con la que denominamos una Cuota que es muy baja. Muchas personas se inician en el mundo de las apuestas utilizando cuchicuotas como forma habitual de apostar.

Generalmente las estrategias basadas en este tipo de cuotas acaban fracasando ya que hay que tener muchos aciertos para recuperar las pérdidas que nos supone un solo fallo.

Es una Cuota que el apostante considera que tiene mucho Value o valor añadido porque en su opinión está por encima de la que él preveía para el Pronóstico que va a realizar, es decir, que se paga mejor de lo que debería.

Normalmente los cuotones van ligados a los errores voluntarios que se producen desde las casas en la fijación de las cuotas.

Los Bajos fondos se refieren a la cantidad reducida de banca bien por culpa de que una serie de pronósticos erróneos la haya reducido o por la realización de un reintegro de la inversión que reduce las unidades disponibles para apostar.
Son como las últimas monedas que se quedan en el fondo del bolsillo de los pantalones.

De esta manera se conoce al apostante que trata de aprovechar las bonificaciones gratuitas que las Casas de apuestas ofrecen como bienvenida para no arriesgar dinero de su bolsillo.

Normalmente las casas exigen haber hecho un número mínimo de pronósticos conocido como roll-over para que las unidades del bono puedan hacerse líquidas y reintegrables para el cliente. Se trata de un gancho para atraer clientes del que puede sacarse partido.