Zidane: La posibilidad de su vuelta

Zinedine Zidane ha sonado en las últimas horas como posible refuerzo del Corinthians brasileño.

Zidane, quien dejara la actividad hace casi tres años, sería el capricho gordo de los directivos brasileños que, tras convencer a Ronaldo, van en busca del Principito francés.

Si las ganas moverían al mundo, Zidane sería integrante obligado de todos los equipos de los sueños.

Su brillantez y elegancia hipnotizaron hasta al más escéptico del fútbol y fue quizá el "último Maradona" antes de la aparición del chico Messi.

Presuponiéndole seriedad al caso, cuesta entender los motivos por los cuales la dirigencia del Timao apuesta a contratar los servicios del campeón del mundo en Francia 98. Con Ronaldo en sus líneas, cumplieron lo que ellos mismos llamaron el "sueño imposible". ¿Y ahora Zidane?

A los que pensamos mal en el fútbol, quizá, nos acapara poderosamente la atención este tipo de movimientos mercantilistas. Es curioso que notar, además, que esta figura emblemática del fútbol mundial surge justo cuando Francia busca la organización de una Eurocopa y que el supermercado de bandera francesa que auspicia a la Selección y potencial sponsor oficial de la competición continental, interceda para que esto suceda, llama la curiosidad en más de un aspecto. Si pensamos mal, Zidane sería una vidriera perfecta para sumarle ceros a las cifras de publicidad.

Lo cierto es que por el bien del fútbol, sería grandioso ver a Zinedine Zidane otra vez en las canchas. Cuesta pensar que lo haga en Brasil, con un fútbol doméstico cargado de roces y bajo nivel. Lo que es seguro que en la cancha que vuelva, contagiará fútbol por doquier.