Tenis: La oleada de los tenistas-robots

Los jugadores robots ponen en duda la humanidad en el tenis aunque el pasado Sony Ericsson Open dejó en claro que el tenis todavía es humanos.

Por el lado de los hombres, el Grand Slam del año y el Master Series 1000 de Indian Wells fue no solamente ganados sino además convalidados por el español Rafael Nadal, luego de hasta levantar, como un robot, en octavos de final cinco match point frente a David Nalbandian.

Su paso arrollador no parecía tener escollos hasta llegar a Key Biscayne. Con Juan Martín Del Potro jugaron uno de los encuentros más largos y conmovedores de los últimos años. Poco más de tres horas y un final infartante, donde Nadal no solamente jugó sus mejores puntos al límite del resultado en contra sino que además, estuvo muy cerca de levantar nuevamente un partido que no le estaba jugando a su favor.

Luego de verlo en las canchas, haciendo desfilar rivales, el pensamiento que fluye sobre este tipo de jugadores va más allá de los puntos o partidos. Psicológicamente parece ser una máquina programada con opciones solamente ganadoras. Mientras domina el partido, es imbatible y cuando se encuentra con resultados adversos, posee una reacción inhumana para remontar la mentalidad y la situación adversa volverla a su favor.

Algo similar pasa con Serena Williams, la reina del WTA con la masculinidad de juego que pocas veces se ha visto en el deporte. Esa hombría de juego que llevan también a arrasar rivales y ser la número 1 en el mundo, da para pensar que el equilibrio mental que deben tener este tipo de jugadoras debe ser fortísimo. Fue sorpresiva la derrota frente a Azarenka en Key Biscayne pero ésto no da a pensar que no pueda seguir siendo la reina absoluta de la WTA más que nada por la caída de Safina cuando pudo superarla.

Estos casos, llevan a pensar, en más de una ocasión si realmente son humanos o máquinas del tenis. Las derrotas no lo confirman pero siempre se levantan con una frialdad insuperable y comienzan nuevamente a arrasar rivales.

Por supuesto, que en el mundo de las apuestas, la realidad los lleva a estos dos números unos a ser claros favoritos. En PaddyPower, por ejemplo, el español tiene especiales en referencia a su participación en todos los torneos del año, en especial, si ganará los Cuatro Grand Slam. Por ahora, ya lleva el Australia Open dentro y quedan tres más. Si sólo se queda con el que ganó, su Cuota es alta (@5,50), si gana dos su apuesta es favorita (@2,25). Si gana tres ya sube (@2,75) y si gana los cuatro, la cuota es buena (@7,00).

Por el lado de Serena, la misma apuesta deja ver si repite lo realizado en Australia con los restante tres Grand Slam. Si no lo hace, su cuota es de 2,20, si gana uno más, sube a 2,25. Si gana tres en total, @5,00 y si gana los cuatro 21,00

Máquinas de ganar con errores humanos. Los jugadores robots cuasi perfectos están entre nosotros. Por la delicia del tenis y de los amantes del deporte, que vengan muchos jugadores más de este tipo.