Tenis: El show de Djokovic

Novak Djokovic no sólo es un as en la pista, sino que ser showman no se le da nada mal, y eso gusta a muchos pero no agrada tanto a algunos de sus compañeros. En múltiples ocasiones se le ha visto imitar antes de un partido o después a sus rivales, ponerles nerviosos o rozar, para algunos, 'el insulto'.

Djokovic pasó por el plató de El Hormiguero aprovechando su visita por la capital española por su participación en el Open Mutua Madrileña de Madrid. Durante casi 10 minutos hizo reír y divertirse a los espectadores, ganándose, así, la simpatía y familiaridad de la mayoría. Sin embargo, a sus 'burlas' (así es como las asumen algunos tenistas) no ha tenido una respuesta tan positiva.

En una entrevista a Punto de Break, Tommy Robredo reconoció que no le gustaba la actitud que, en muchas ocasiones, el ahora número 4 del mundo mostraba sobre la pista. Incluso en otra publicación tachó de "payaso" al serbio. Rafael Nadal, a pesar de darle permiso para imitarle después de la alegría de arrebatarle la final de Roma, ha admitido ante los medios no encontrar demasiado graciosas las 'payasadas' de Djokovic y, sobre todo, fuera de lugar.

El joven serbio advertía en El Hormiguero que en un deporte tan individualista y solitario como el tenis, era conveniente intentar sonreír, y divertirse, al máximo para estar tranquilo. Cantó, imitó a Chiquito de la Calzada, compartió su ingenio y sentido del humor en la televisión española, con lo que se metió a más de la mitad del país en el bolsillo. A Rafa no le quedará otra que empezar a reírse de las gracias de su amigo, ya que en diversas ocasiones han hecho pública su estrecha amistad.

¿Creen que es posible que Djokovic llegue a desconcentrar a sus rivales con sus actuaciones? El tenis suele ser un juego limpio, honesto y de mucho compañerismo. Pero hay momentos en los que se acusan unos a otros de ingeniar estrategias que atentan sobre la concentración de sus rivales. Ahora me viene a la mente la lentitud del número 1 para poner la bola en juego o su maniática alineación de las botellas que decoran la antesala de su silla de descanso.

La simpatía de Djokovic no es aceptada con agrado por todo el circuito, pero los seguidores de sus hazañas están deseando que el 'payaso' serbio imite a Sharapova, Nadal o McEnroe, entre otros muchos.