Soraya: Decepción, fracaso y ridículo en Eurovisión 2009

Soraya Arnelas, representante española en la final de la 54 edición del Festival de Eurovisión, tenía claras sus metas antes de salir al escenario y con rotundidad era capaz de afirmar: “vamos a sorprender a toda Europa”. ¡Vaya si lo consiguió!

No sabemos si a toda Europa, pero lo que es seguro es que Soraya ha sorprendido a toda España con la peor clasificación de nuestro país en la historia de los festivales de Eurovisión. La cantante extremeña protagonizó de esta forma una de las mayores decepciones de los últimos años al lograr el penúltimo puesto del concurso, ¡la posición número 24!

Pero no sólo debemos hablar de decepción, sino que también tenemos que hablar de fracaso. Porque el fracaso total se consigue cuando en Eurovisión se cumplen absolutamente todos los pronósticos. Todos salvo que te sitúa entre las diez primeras clasificadas del Festival.

Noruega era la favorita indiscutible desde hacía varias semanas para ganar el concurso, y en Betfair podíamos encontrar una cuota superior a @2.50 por su victoria. Los pronósticos se cumplieron y Noruega se hizo con la victoria al conseguir 387 puntos, lo que supone un record histórico en el Festival.

Por otra parte Islandia, Azerbaiján y Turquía eran las otras favoritas para hacerse con el Top3, y los pronósticos también se cumplieron con el segundo puesto de los islandeses, el tercero de Azerbaiján y el cuarto de los turcos. Además se comentaba que ésta edición del Festival sería aquella en la que más apuestas se realizarían, y los más de 4 millones de euros igualados en Betfair así nos lo indican.

Todo salió al pie de la letra. Todo menos la actuación de Soraya. Porque además de decepción y fracaso, es obligado hablar de ridículo.

La actuación de Soraya ha batido todo tipo de records negativos. Incluso la audiencia de TVE en el momento en que la de Valencia de Alcántara entonaba `La noche es para mí` fue bastante inferior a la esperada. Unos 8.5 millones de espectadores siguieron la actuación por los casi 14 millones que disfrutaron el año pasado del `Chiki Chiki`.

Pero además es que provocas el ridículo más absoluto cuando quedas por detrás del vigésimo puesto logrado por D`Nash en 2007, del vigésimo primer puesto conseguido por las Ketchup y Son de Sol en 2006 y 2005. O ya, sí que sí, del decimosexto puesto alcanzado por nuestro representante en 2008, el conseguido por Rodolfo Chikiliquatre y su `Chiki Chiki` que molaba mogollón lo bailaban en la China y también en Alcorcón.

Aunque desde aquí hay que decir que la culpa no la tiene la pobre Soraya, sino la canción, que para mucho no valía. Seguro que con su `Vivo Poyeya` se hubiese logrado una mayor puntuación.