Selección Española: Furia de Fútbol

La Selección Española está desafiando al destino, azaroso hasta en cierto límite. En España, principalmente, las vueltas de la vida ha llevado a que después del elitista equilibrio que alcanzaron los clubes hoy se vea eclipsado por la furia de fútbol que eclipsó la atención del público: la Selección.

La Selección Española, de la mano de Aragonés, con un proceso bastante lento de consolidación, con amagues y peligros de continuidad, llegó a encontrar el nivel que todos los aficionados al fútbol esperábamos. La obtención de la Eurocopa en 2008 marcó el primer paso hacia el éxito, improbable, pero proyectable según el camino que se está atravesando. Vicente del Bosque es ahora el encargado seguir el paso ascendente.

En contraposición, el presente de los clubes se ve disminuido por la Furia. Comenzando por el Real Madrid, para un club de su talla, todo puesto que no sea el primero es fracaso. El todopoderoso a nivel mundial, viene tropezando paso tras paso sin encontrar un ritmo adecuado para su nivel. Barcelona, después del torbellino 2006 y era Rikjaard, no logra asomarse a los triunfos a nivel internacional. Sevilla, consolidado como potencia, superada la etapa de sorpresa, pudo subir al fútbol local en UEFA durante dos años consecutivos. Valencia, más lejos ya, se coronó en 2004 y un top eight en 2007 en Champions. Villarreal quizá, con su bajo perfil, sea el más digno de los españoles. ¿Y luego qué?

¿Qué sigue para los clubes? ¿Inversiones millonarias que sólo demuestran grandes cuentas bancarias? ¿Resultados económicos o deportivos? Difícilmente, un aficionado apruebe balances financieros exitosos mientras no se plasmen en logros deportivos.

El punto de vista es positivo mientras la Selección, mayor exponente representativo a nivel mundial, siga cosechando éxitos.  Tal es el nivel de confianza que genera que para el Mundial Sudáfrica 2010, ya en las casas de apuestas como Bet365 figura como favorito junto a Brasil y Argentina. ¡Salud para la Furia!