Real Madrid: El club más rico del mundo

Real Madrid es el club más rico del mundo, según el último informe de la consultora Deloitte.

El club merengue facturó en la temporada 2006/2007, unos 350 millones de euros, un 20% más que en la temporada anterior. De esta manera, el Real Madrid se ubica por tercer año consecutivo en el club más rico del mundo.

Al club español, lo siguen Manchester United, Barcelona en tercer lugar, cerrando el top five los dos ingleses Chelsea y Arsenal.

¿Qué incidencia tienen estos resultados en el aspecto deportivo? Un club con amplio poderío económico tiene, por supuesto, más facilidades de contrataciones y estabilidad deportivo-financiera.

La crisis económica mundial parece tener un paréntesis en el ámbito del fútbol merced las millonarias operaciones que se manejan. Mientras que los gigantes bancarios se fusionan, venden y desaparecen, las “empresas – equipos” parecen fortalecerse cada año más y amenazan con absorber gran parte de la economía mundial.

Pero así como los grandes siguen facturando, la brecha con los equipos de mediana talla se estira y marca el potencial que los diferencia, tanto en estructura como en logros deportivos. Las grandes ligas cada vez se monopolizan más entre pocos equipos y los demás, luchan apuestan por sobrevivir e intervenir en alguna competición internacional que le reditúe, aunque sea, algunos billetes extras.

Justamente, volviendo al top five, los cinco equipos más poderosos fueron los únicos animadores en sus ligas en los últimos años: en la Premier, desde 1995 que el Blackburn Rovers se consagró campeón, los siguientes títulos hasta la actualidad se lo repartieron el Manchester United, el Chelsea y el Arsenal. En España, de las últimas doce temporadas, sólo Valencia pudo quitarles un campeonato al Barcelona y al Real Madrid.

Lógicamente, estas empresas se centran en la parte occidental de Europa, termómetro mundial del fútbol. Pese a la devaluación  de la libra esterlina, las cuentas se engrosan en euros, dejando atrás las norteamericanas, más conservadoras y moderadas por la MLS, ya no especulan tanto con millonarios pases, como lo venía haciendo unos años atrás, dando un gran retroceso al crecimiento desenfrenado que venían viviendo esta liga.

Pese a la cantidad de billetes, el balón sigue rodando. La calidad de los partidos no se garantiza por la cifras exorbitantes, que en definitiva es lo que los seguidores del deporte es lo que buscan. Hoy en día los resultados finalmente son los que mandan. Quizá algún día, diría algún soñador, la belleza del fútbol predomine. Hoy, mandan la cantidad de ceros a la derecha.