Pep Guardiola: Se merece un suspenso

El Fútbol Club Barcelona de Pep Guardiola está apunto de hacerse con la Liga, la Copa del Rey y la Champions League de la temporada 08-09. Una misión realmente complicada ya que asaltar el triplete es algo que ningún equipo español ha logrado en toda su historia. Es más, tan sólo el Manchester United de la temporada 98-99 es el único club europeo que ha conquistado el ansiado trébol. Sin embargo, y pese a su debut, a Pep Guardiola debemos calificarle con un suspenso.

Es cierto que Pep Guardiola no sólo ha conseguido tener al alcance de su mano la corona mundial (hace menos de un mes podíamos encontrar una cuota de @4.00 en Betfair por la victoria del Barcelona en las tres competiciones). Sino que ha provocado que el Fútbol Club Barcelona sea el equipo más temido del continente europeo. La magia que despliegan las botas de Xavi Hernández, Andrés Iniesta, Leo Messi, Samuel Eto´o o Thierry Henry es inigualable. Tanto es así que el equipo azulgrana lleva anotados 103 goles en Liga. Una cifra que, faltando 3 jornadas por disputarse, se sitúa a tan sólo 4 de los 107 logrados por el Real Madrid de la temporada 89-90 y que suponen el record histórico de la competición nacional.

El mérito que tiene Pep es por tanto evidente, ya que ha sabido dar a su equipo una motivación que había perdido con Rijkaard en temporadas anteriores. Además hay que citar lo “poco” que cobra el señor Guardiola como entrenador: 1.5 millones de euros fijos al año. Que se incrementarán en 1.1 millones por ganar la Liga, en 400.000 euros por ganar la Copa del  Rey y en otro millón si su equipo se hace con la Champions League. Además si logra dos o más títulos tendrá un plus a convenir.

Sin embargo hay varios aspectos en los que hay que suspender a Pep. Y como no los cambie pronto el equipo lo puede pagar en las próximas finales, y sería una pena. Debemos hablar de la gestión de la plantilla, ya que en las últimas semanas hemos podido ver cómo varios jugadores del primer equipo llegan fundidos a los segundos tiempos de los partidos. El cansancio del conjunto es evidente, y en varios partidos ha sido tan sólo Iniesta el que ha destacado por llegar en mejor forma tras estar lesionado durante una parte de la temporada.

Guardiola debería considerar que la primera plantilla del Fútbol Club Barcelona está formada por 24 jugadores, por lo que no deberían rotar exclusivamente 15 o 16. La presencia en el terreno de juego de jugadores como Bojan, Gudy, Hleb Busquets, Pedrito, Sylvinho o Cáceres es reducidísima, y eso se está pagando en forma de cansancio o lesiones como la de Marquez. Incluso con la Liga ganada, Pep ha sido incapaz de dar minutos a los suplentes.

Pero además de contar con el handicap del físico en las finales que les quedan por disputar, Pep deberá ponerse las pilas con algunos fundamentas tácticos. Cualquier entrenador debe saber que en partidos clave no se hacen experimentos. Experimentos como el realizado frente al Chelsea en defensa al poner a Toure de central. Cuando cuentas con Cáceres o Sylvinho como defensas puros, no puedes ponerte a hacer lo que no has hecho en toda la temporada y buscar que te salga bien. Casi les cuesta la semifinal, y ahora que se sabe que ni Alves ni Abidal podrán jugar la final de la Champions League, esperemos que Pep se haya dado cuenta que los experimentos se hacen en los entrenamientos.

Pero hay otros fallos básicos como el realizar cambios en un saque de esquina. Cualquier entrenador debe conocer que nunca, y nunca es NUNCA con mayúsculas, se realiza un cambio en un corner. Así lo hizo frente al Chelsea en el último minuto y un aficionado culé se temía lo peor. Por suerte no tuvo consecuencias en Londres. Sin embargo no me gustaría verme en la misma tesitura el 27 de Mayo en Roma.

Esperemos que Pep, que tiene mucho margen para la mejora, se ponga las pilas en estos aspectos. Guardiola alcanzó la perfección como jugador, por lo que no esperamos menos en su faceta como entrenador. Así que hasta que pula estas cuestiones, y aun siendo un poco crueles, por ahora: suspenso para Pep.