Maradona: La duda ocupa un lugar en la mesa

¿Quién puede hablar de Diego Armando Maradona objetivamente?

Todo aquel que guste del buen fútbol, que sienta como se le hierve cada célula de su cuerpo con el accionar del balón, tiene un sentimiento originado por Maradona. Bueno o malo, argentino o no, el "10" es de nacionalidad mundial porque es de todos, pero hay que tratar de sacar el simpatizante que llevamos dentro para tratar de ser lo más imparcial posible para ver el futuro del ídolo y de su Selección.

Su marca, primera al mando del grupo, fue exponer y utilizar los códigos vestuaristas de selección, conocedor más que nadie. Separar a Juan Román Riquelme fue meterse al resto del grupo al bolsillo. Pero lo que sigue son los resultados.

En sus tres primeros partidos, dejó en claro que los conceptos que le baja al grupo son claros y concretos. Y el grupo respondió, como cualquier grupo que tenga a Maradona en el banquillo. Frente a Escocia y Francia, el equipo fue ordenado y tuvo el hándicap de amistoso para poder practicar en campo conceptos del nuevo fútbol del nuevo director técnico. Y la primer prueba de fuego o, por lo menos, oficial fue Venezuela, en casa y con la clara y conocida ventaja que tiene la blanquiceleste en relación a la Vinotinto. Jugadores estrellas en las ligas más competitivas del mundo frente a un combinado cuasi improvisado, aunque en ascenso, para enfrentar las Eliminatorias, un reducto imposible que jamás pudo surcar con éxito. Resultado: 4-0, con baile incluído.

¿Qué dejó en claro estos tres partidos? Un grupo unido, en donde todos manejan el mismo lenguaje futbolístico. Variantes tácticas, diversidad de jugadores para experimentar diferentes tipos de planteos, manejos de partido y la no desesperación ofensiva. Cualidades exquisitas para un objetivo claro: la Copa del Mundo.

Pero frente a Bolivia, se enfrentaron con el primer enemigo que jamás tuvieron en cuenta: la misma inexperiencia de la mayoría de los seleccionados (incluido el "10") para manejar las adversidades de un partido: en este caso, la altura; inferioridad de resto físico, un equipo sorpresivo que le jugó al vértigo cuando no lo esperaban y el resultado en contra. Son factores que en estas instancias no pueden dejarse pasar y que exponen la vulnerabilidad del equipo.

Ése es el secReto: que la selección, con Diego Armando Maradona incluido, no son invencibles. Y de cara a las Eliminatorias, quedan muchos frentes por surcar: Ecuador, nuevamente en la altura (Capitulo llamado "aprender de los errores"); Brasil, Uruguay, Paraguay... Nadie duda que no clasificará, pero habrá que ver en qué condiciones.

En las apuestas, Argentina igualmente sigue siendo favorita. En Bwin, por ejemplo, está segunda, sólo detrás de Brasil, con @6,00. Pero como todo es dinámico, pueden subir equipos que mejor están encarando... Piden pista España, Inglaterra, Alemania.... Sudáfrica 2010 está lejos, pero...