Manchester City, algo más que dinero

Empiezo esta columna aceptando que antes de comenzar la Premier League afirmé que el Manchester City no haría mucho por la falta de un técnico; de hecho lo sigo sosteniendo, pero hay cosas en el equipo que me llaman la atención. A pesar de que la mayoría de diarios deportivos señalaron el Manchester United vs. Manchester City como el mejor clásico de la historia entre ambos y de ser el nacimiento de un nuevo grande en Inglaterra, creo que aquél día jugó perverso en zona defensiva y prefiero opinar que un equipo si no tiene seguridad atrás, está expuesto a todo.
 
Nadie puede dudar de la capacidad de Shay Given. Excelente arquero irlandés que en la actualidad es el mejor guardaredes de Inglaterra. Su gran trabajo sirven de cortina de humo para tapar los errores defensivos de Micah Richards, Kolo Touré, Joleon Lescott y Wayne Bridge. Sin embargo, cabe anotar que Touré y Bridge han llevado una buena temporada de momento.
 
Adelante me parece que, a pesar de contar con Gareth Barry y Stephen Ireland como centrocampistas, le hace falta un cinco puro. Un Javier Mascherano para ser más claro. Un poco más adelante me parece que Shaun Wright-Phillips tiene un nivel superlativo; digno de ser el titular de la Selección inglesa y ni hablar de Craig Bellamy, un delantero que demostró su potencial en un grande como Liverpool, pero su nombre, poco mediático, lo ha llevado a ser estrella de equipos de mitad de tabla.
 
Carlos Tévez y Emmanuel Adebayor hacen una muy buena dupla. Adebayor, a pesar de tener el físico, no es un delantero centro clásico, pues colabora para que sus compañeros, si tienen oportunidad hagan los goles; comienza carrera desde atrás y su juego alegre funciona y más si se tiene al lado a un Carlos Tévez que mientras sus rivales van, él ya viene.
 
La suplencia no se queda atrás. Robinho y Martin Petrov le dan el juego que, eventualmente, le podría faltar al equipo, por lo que Mark Hughes tiene todo en las manos para salir adelante. Muy bien que de momento cumpla con una campaña que va ilusionando a los hinchas, pero falta mucho para dejar claro que el Manchester City no está de paseo.
 

Veremos en los próximos partidos qué pasa con el juego del equipo. Acá, aunque así parezca, no importan los resultados; si el equipo enamora, deja tranquila a su afición. Los títulos son un valor agregado o un premio por el buen juego, ya sea defensivo u ofensivo.