Hermanas Williams: Quién gana el partido se decide en el hotel

Una año más las hermanas Williams disputaron la final de Wimbledon. En 2009 reeditaron por tanto la final que habían disputado en 2008. Y al igual que se había producido el año anterior, resultó vencedora aquella que partía como no favorita en las apuestas.

Parece cada año más evidente que las hermanas Williams deciden en el hotel quién ganará en su siguiente enfrentamiento.

En 2008 Serena llegaba a la final como gran favorita, con un juego mucho más espectacular y definitivo, además sus estadísticas en los partidos disputados frente a su hermana Venus eran bastante interesantes y positivas en cuanto a partidos, sets y juegos ganados. Sin embargo la final de 2008 fue pobrísima en cuanto a juego y emoción y Venus Williams se impuso con suma comodidad por 2/0 en sets, cuando su Cuota era de @2.10 en casas como Betfair.

En 2009 la situación se había dado la vuelta, Serena Williams era la no favorita, y es que el juego de Venus Williams durante todo el torneo fue arrollador. Además durante el último año Venus había mejorado sus números ante su hermana con 3 victorias en 5 partidos en victorias bastante más claras y menos sufridas que las que cosechó su hermana Serena.

Merece la pena comentar que antes de las semifinales, las cuotas como ganadoras del torneo se situaban en @2.10 para Serena Williams y @2.20 para Venus Williams en casas como Bet365. Serena Williams se enfrentó en semifinales a Elena Dementieva, ante la que tuvo que salvar hasta una bola de partido en contra para conseguir meterse en la final. Por su parte Venus Williams barrió a su rival de la pista, era Dinara Safina, por un espectacular 6/1 6/0. Tras disputarse esas semifinales, las cuotas como ganadora del torneo pasaron a ser @1.70 para Venus Williams y @2.30 para Serena Williams en varias Casas de apuestas.

El juego desplegado por ambas hasta el momento no ofrecía muchas dudas de lo que teóricamente iba a pasar en la final. Sin embargo un año más nos ofrecieron un nulo espectáculo, nada comparable al partido entre Roger Federer y Andy Roddick de la final masculina, y “sorprendentemente” la jugadora que estaba haciendo su mejor juego perdió de la misma triste forma que había pasado el año anterior.

De esta forma, las amigas Williams nos la juegan en cada partido que las enfrenta de forma directa. Parece cada año más claro que de alguna forma deciden quién va a ganar su siguiente enfrentamiento. Ganaste Venus la final de Wimbledon en 2008, este año me toca a mí dice Serena.

Y es que salvo en 2002 y 2003, donde Serena Williams ganó 6 enfrentamientos directos consecutivos, que precisamente sirvieron para que Serena se hiciera con New York, Australia, París, Londres y Wimbledon, el resto de enfrentamientos disputados por las hermanas Williams se caracterizan por ser, uno para ti, otro para mí, o a los sumo dos consecutivos para ti, y dos consecutivos para mí. Una vergüenza.