Fútbol: Premio a la táctica

La partida de ajedrez que dirimió el pasado miércoles el maestro Benítez en el Bernabéu ha vuelto a poner de manifiesto la importancia de la táctica en el terreno de juego. Y aunque parezca mentira, en un negocio que mueve miles de millones, no se anda sobrado de estrategas que sepan desplegar de forma precisa a su equipo, previo estudio del rival.

Pero dar con la táctica adecuada no es tan simple como parece. Al igual que cuando se hace una apuesta, hay que estudiar y analizar las variables que se dan en cada partido. He ahí el quid de la cuestión y lo que hace a entrenadores como Benítez o Guardiola sean una especie en peligro de extinción. Ambos han sabido dar carácter y personalidad a sus respectivos equipos. Uno (Rafa) con un estilo más conservador y esperando la desesperación del contrario, y otro (Pep) apuesta por buscar la presión arriba y controlar el tempo del partido en todo momento. En los últimos partidos contra Betis, Espanyol o Lyon se encasquilló un poco la maquinaria azulgrana. Ahora sólo falta saber si se vuelve a engrasar o es que los entrenadores le han pillado el truco a su estrategia.

El estilo de Juande es más parecido, por el momento, a la escuela italiana. Aunque también es cierto que el manchego llegó en una situación crítica donde se exigían victorias por encima de cualquier otra cosa. La táctica conservadora siempre ha dado muy buen resultado, desde la apuesta por el mítico autobús atrás que utilizan muchos equipos para mantener la portería cero, hasta consumados expertos en el arte del catenaccio, con Capello de estandarte.

De hecho, si miramos las apuestas para la Champions, la mayoría de favoritos cuentan con avezados magos de la táctica. En primer lugar el Barça de Guardiola (@3.50), cuya impecable temporada y apuesta por el fútbol de ataque le ha llevado a ganarse el respeto europeo. Luego viene el Manchester de Ferguson (@5.00), vigente campeón y el único que mantiene un estilo propio que dura ya más de 22 años. En este grupo también podríamos incluir al Chelsea de Hiddink (@7.50), experto en tácticas de campeones, y cómo no, el Liverpool de Benítez (@8.00), que con su magnífica puesta en escena en el Bernabéu ha subido varios escalafones. Otros favoritos tras el partido de ida de octavos de final son el Bayern de Klinsmann (@11.00), el Arsenal de Wenger (@12.00) y el Inter de Mourinho (@12.00). Más complicado lo tienen el resto de equipos, que intentan aunar el dibujo y el factor sorpresa. A falta de una buena táctica, buenas son tortas.