Fútbol-Champions: Cuestión de centro del campo

Los partidos de Champions serán una buena muestra del fútbol que se ha impuesto en los últimos años en las grandes competiciones y que se dirige con total maestría desde el centro del campo. Allí es donde florecen los que gestionan el conocimiento de este deporte. Su importancia capital en el esquema de juego les convierte en apuesta segura de espectáculo y, como se vio en la última Eurocopa, de títulos. Xavi, Cesc, Iniesta, Senna y Xabi Alonso tejieron ese momento épico para nuestro fútbol.

Una filosofía que este año ha sido copiada en la Liga por el Barcelona de Guardiola y, que hasta ahora, le ha dado un resultado exquisito. Xavi e Iniesta y el complemento de Touré Yaya o Keita le dan la consistencia justa, tanto en defensa como en ataque, para mantener el control de la pelota y dominar de principio a fin sus partidos. Algo que tendrán que volver a recuperar en Champions frente al Olympique de Lyon, que no parece tener el mismo empaque, pese a Juninho. Una medida que ha logrado alcanzar el Madrid de Juande gracias a Lass y Gago, que por fin parecen haber recuperado esta lógica aplastante de mantener el cuero para ganar los partidos. Quizás no tengan la misma brillantez que los azulgrana, pero están demostrando ser igual de efectivos. De sus botas saldrá, en buena medida, el pase a cuartos frente al Liverpool si logran superar al temible dúo de Gerrard y Xabi Alonso. Tarea más que complicada, pero no imposible. Por cierto, el guipuzcoano suena como fichaje para reforzar esta posición en el conjunto blanco.

Lo mismo se puede decir del Atlético-Oporto, un duelo en el que ambos tendrán que recuperar el fútbol perdido. Raúl García, Maniche y Assunçao, fichaje de este año precisamente procedente del conjunto portugués, no logran dar con la pócima secreta y Lucho González, Meireles y Fernando parecen ahora mismo superiores a los colchoneros. Un centro del campo que volverá a ser clave entre el Villarreal-Panathinaikos. El submarino amarillo anda bien nutrido de creadores con Senna, Ibagaza, Cani y Matías Fernández, y los griegos se han reforzado con Gilberto Silva para paliar su déficit.

Gracias a jugadores como éstos, los centrocampistas de la vieja escuela ya no son una especie en peligro de extinción. Ellos tendrán la clave para que sus equipos ganen la apuesta de la Champions.