Final ACB: El Barça pega primero

Y en una final ACB ya se sabe que quien pega primero no sólo pega dos veces, sino el doble. El Barça recuperó el factor cancha y demostró que el TAU ha dejado de ser su bestia negra esta temporada. Los vitorianos perdieron su condición en los cuartos de final de la Euroliga y, por el momento, han pasado de dominadores a dominados.

El primer partido de la final ACB en el Buesa Arena dejó canastas para todos los gustos, pero sobre todo dejó un triple a ocho metros de distancia de Basile en los dos últimos segundos del partido que dejó un sabor más que dulce para el Regal Barça. El cuadro catalán encontró en David Andersen y en las chispas de Navarro los mejores argumentos para llegar a un final de infarto que se decantó de su lado.

Pero en esta final ACB también aparecieron los mejores en el lado baskonista, es decir, Tiago Splitter y el siempre fulminante Rakocevic, apoyados por la buena dirección de Pablo Prigioni. Estos tres jugadores son la mejor excusa para poder pensar en la Remontada y recuperar el factor cancha que tan contundemente ganaron a pulso en la fase regular del campeonato.

Así lo reflejan también las apuestas de 10a1, la cual confía en la resurrección del TAU para el segundo partido (@1.44), casi doblando las opciones del Barça (@2.70). Y es que vista la igualdad del primer choque, pocos podrían presagiar que los azulgranas se llevaran al Palau un fácil 0-2 que sería casi imposible remontar.

La historia dice que quien gana el primer partido, gana el título. Ha pasado en las últimas 14 finales y va camino de convertirse en ley del baloncesto español. Además, los vitorianos no perdían en su cancha desde abril de 2008 en la ACB y justo fueron a caer en el peor momento y ante el peor rival.

Con un Andersen sublime y con las colaboraciones interiores de Fran Vázquez, Daniel Santiago e Ilyasova, el brasileño Splitter se encontró muy solo y no pudo contener el juego en la pintura de los blaugrana. Quizás ésta es la clave que tiene que activar Dusko Ivanovic para poder romper con las fatídicas estadísticas y revalidar el título. ¿Conseguirá ajustar a sus torres en el tablero de la final ACB?