Fichajes: Ronaldinho y la apuesta por fichaje

La danza de los fichajes comienza su enésimo capítulo y desde que el fútbol se mueve en una balsa de billetes, es inevitable que aquello suceda.

Los fichajes se convirtieron en un mal necesario que rellena cientos de páginas y alimenta a miles de personas que se mueven alrededor de rumores y negocios raros en el fútbol. Nunca se piensa de más ni de menos. En este asunto de fichajes es preferible no pensar y leer cada noticia con ojos escépticos y distantes.

Desde que el fútbol es fútbol y la pelota gira, los traspasos de talentos fue comandado por los clubes poderosos. En un principio, las altas nóminas de los equipos se debía para compensar, de alguna manera, el tiempo que le quitaba al trabajo primario del jugador tanto los entrenamientos como los partidos en horarios irregulares.

A medida que los años se sucedían y el fútbol se convertía en el gusto que movía las grandes masas populares, el deporte fue ganando un espacio importante en las economías mercantilistas. En la mayoría de los países, los clubes, que deberían ser manejados por los socios, quienes pagan mensualidades y membresías, pasaron a manos privadas y, por decantación, a capitales privados.

Los sueldos fueron convirtiéndose en contratos de miles para luego entrar en el fabuloso mundo de los millones. La publicidad fue también factor preponderante para que este deporte se estimulara aún más con el dinero fluctuante.

En los últimos treinta años, el fútbol ganó tanto en popularidad que las cifras que se manejan, tanto por publicidades como por derechos televisivos y demás ítems, desborda a veces el límite de lo racional.

Todo esto conllevó que los astros del deporte puedan ser tentados con cifras irrisorias a ojos de cualquier mortal. Y Ud pensará ¿solamente los astros? En los últimos años, cualquier jugador catalogado en el segmento de "mediocre-regular" también tiene contratos de seis ceros.

Esta introducción es a raíz del rumor surgido del posible pase de Ronaldinho al Manchester City. También Ud., estimado apostador, tiene derecho a preguntarse ¿Ahora el Manchester City también quiere a Ronaldinho?

Es que el equipo inglés, de la mano de Mansur bin Zayed al Nahyan, se ha anotado en cuanto pase se le cruce por la cabeza al dueño, un buen jeque, cansado de amarrocar billetes y seguramente, no saber qué hacer con ellos.

Es por ello que, ya con Robinho en sus filas, ha tratado de convencer a Raúl, Didier Drogba, Carlos Tevez, Xabi Alonso y hasta Kaká por lá módica suma de ¡120 millones de euros! Una locura, más en tiempos de crisis. Esto, sin contar a los entrenadores y jugadores que ya contrató en el año. 

Ahora bien, ¿en qué podemos aprovechar nosotros, quienes alimentamos esta máquina infernal llamada fútbol, esta parodia de rumores y pases?  Hay Casas de apuestas en donde podemos aprovechar en ganar algún dinerillo de estos movimientos.

Unibet, por ejemplo, nos invita a apostar sobre el destino del sueco Sebastian Larsson. La sección española de Betclic propone apostar solamente por candidatos a vestir la camiseta del Real Madrid. las opciones son Cristiano Ronaldo, David Villa, Kaká y Cesc. PaddyPower invita a apostar sobre el destino de Carlos Tevez en la próxima temporada y si Cristiano Ronaldo jugará en el Madrid o se quedará en Manchester Utd.

Casi todas las nos proponen opciones similares en sus Especiales de Fútbol. Hay cuotas atractivas para que Ud también sea parte de esta interminable danza de fichajes.