España: Una potencia mundial -Parte I- La Selección Española y Rafael Nadal

Estando aún en el instituto escuché decir a mi profesor de historia: “España ni es, ni será nunca, una potencia mundial en nada (porque no tiene recursos)”. Rápidamente lo primero que se me vino a la cabeza fue decir: “¿Qué pasa, que el deporte no cuenta? Entonces ya apuntábamos bastante lejos, pero sin duda podemos afirmar que 2008 ha sido el año culmen hasta la fecha para el deporte español.

29 de junio de 2008

– Es medianoche y las principales plazas de todas las ciudades españolas están a reventar. Podemos escuchar los mismos cánticos en cada metro cuadrado. Pero la gente no solo canta; se baña en fuentes, grita, e incluso llora mientras se abraza con desconocidos. Banderas que ondean al viento. Camisetas, bufandas, caras y cuerpos pintados. Son dos colores los tiñen la noche: rojo y amarillo. .

Minutos antes Fernando Torres había recogido un balón largo, se zafaba de Phillip Lahm y batía a Jens Lehmann con un tiro cruzado. Primer y único gol de la final de la Eurocopa Austria-Suiza 2008. España había derrotado a Alemania, el último escollo del torneo. Antes habían caído sorpresas y antiguos fantasmas como Rusia e Italia. Una Eurocopa que encumbraba a nuestra selección a lo más alto. Sí, campeones de Europa

España ganó cinco partidos y empató uno (que ganaría en los penaltis). Máxima selección goleadora y una de las que menos tantos recibió. Xavi Hernández nombrado mejor jugador del evento y David Villa (que se perdió la final) máximo artillero con 4 tantos. En fin, los reyes de Europa.

Apenas una semana después, el 6 de julio de 2008, volvía a haber gente en esas mismas fuentes. Parecía increíble, de nuevo celebraciones, ahora por un éxito individual. Se dice que la tierra es para gladiadores, sin embargo esta vez la batalla fue sobre hierba. Más de cinco horas delante del televisor para nosotros, y para ellos casi cinco horas de esfuerzo físico. Rafael Nadal y Roger Federer habían protagonizado uno de los mejores partidos de la historia del tenis. En 2006, Rafa había conseguido arañar un set en la final del grande londinense al tenista suizo. En 2007, serían dos los sets que Rafa conquistase en la misma final. En 2008, no quedaba otra, debían ser tres los sets que llevasen a nuestro tenista hasta la victoria. 6-4, 6-4, 6-7(5), 6-7(8), 9-7 y una batalla histórica. Era la primera vez que un tenista español conseguía ganar el campeonato de Wimbledon masculino desde 1966.

No sería este el único éxito de Rafael Nadal a lo largo de 2008. Meses antes, y un año más, tal y como nos tiene acostumbrados, ganaría el grande de París por cuarto año consecutivo: Roland Garros. 6-1, 6-3 y 6-0. Una auténtica paliza frente al número uno del mundo Roger Federer. Mucha superioridad y es que Rafa no perdió un solo set durante el torneo. Pero sus andanzas seguirían poco después. Rafa conseguiría el primer Oro Olímpico en la modalidad de tenis masculino en la historia del tenis español. Pekín 2008 fue todo un éxito, y además catapultaría al tenista español hasta el número uno del ranking ATP. Por primera vez en mucho tiempo el tenista helvético Roger Federer había sido desbancado de este privilegioso lugar. Sí, Rafael Nadal número uno del tenis mundial.