Draft Mexicano: La vergüenza anti-fútbol

Otra temporada que pasa y un nuevo Draft atrapa al fútbol mexicano.

Lo lindo es cuando termina este Draft es leer un diario y observar con entusiasmo y curiosidad que tal jugador pasó a cual club y llenarse los ojos de dólares y pases y toda la "merezunda" pero ¿qué pasa realmente en un Draft?

Sorprendido he quedado cuando participé en el Draft 2003 realizado en Acapulco durante dos días en los hotel más lujoso y aberrante para este tipo de eventos.

Nadie me ha contado sino que yo lo he visto con mis propios ojos a un jugador reconocido de la Segunda División mexicana, llevarle las maletas a cierto dirigente por haberlo fichado en su club en ese "mercado de piernas."

Nadie me ha contado sino que yo lo he visto en ese mismo Draft entrar y salir del recinto donde se realizaban las negociaciones a cierto director técnico de un club de Primera División para comentarle a "sus" jugadores cuánto debían pedir de sueldo y primas de acuerdo las contrataciones iban avanzando, para no quedarse fuera de tal club por el presupuesto que se iba completando.

Más allá del aval o no de la FIFA para este tipo de eventos, el Draft es dejar en descubierto que el fútbol se maneja como una simple vidriera de negocios. El aspecto deportivo no interesa si no hay rédito económico. El fútbol, como tal, no interesa, por lo menos, así lo dan a entender.

Para justificar los dichos anteriores, voy a poner dos ejemplos claros: se ha creado una nueva "Liga de Ascenso" en reemplazo de la vieja Primera A (Segunda División) donde las plazas de los equipos (franquicias) se venden sin importar lo deportivo.  Hoy, un equipo tiene sede en Chiapas, el próximo torneo podrá tenerla en Chichuahua, por dar un ejemplo.

Caso típico el de Atlante, equipo tradicional de la Ciudad de México, hace unos años, mudó su sede a Cancún, más de 2000 kms de distancia. ¿A alguien le importó el simpatizante o la historia misma del club?

En 2005, la selección Sub17 consiguió el primer título mundial a nivel selecciones. En 2006, luego de la excelente performance en el Mundial, varios jugadores mexicanos emigraron masivamente al fútbol europeo, hecho jamás editado en México. Es un proceso de crecimiento influenciado por mentalidad foráneas que aportan mucho al fútbol local. Lamentablemente, la dirigencia no tiene esa mentalidad, prioriza otros aspectos y no aprovecha los enviones de este tipo para darle la altura que México se merece a nivel mundial.

Hoy, todo este proceso inunda a la Selección Mexicana en una irregularidad trascendental para esta etapa de eliminatorias. El futuro de la selección es incierto. El pasaje a Sudáfrica no es seguro. Es muy difícil Pronosticar qué sucederá con México a nivel apuestas pero más difícil parece ser que los dirigente mexicanos apuesten a un futuro exitoso para su propia selección.