David Ferrer: Vuelve la magia

Uno de los peores momentos de la carrera de David Ferrer llegó en el Open de Estados Unidos de 2008. Fue mientras el tenista valenciano se enfrentaba al joven japonés Nikishori cuando nos dejó perplejos con la más sorprendente de sus "idas de pinza". Se disputaba el segundo set cuando en uno de los descansos entre juego y juego David se sentó y empezó a despotricar a viva voz admitiendo que su "cabeza estaba hecha una mierda". En ese momento la juez de silla amonestó a Ferrer por las formas que estaba empleando. Entonces el valenciano la tomó con ella y saltó con la siguiente perlita: ¿Por qué me amonestas? ¿por hablar? es normal, eres una chica y las chicas no saben hacer nada.

David Ferrer, que se disculparía posteriormente por su salida de lugar, tocó de esta forma fondo en una segunda mitad de temporada que fue para el olvido. Una segunda mitad que ha provocado que, en la mente del espectador, la temporada de David quedase como uno de los peores de los últimos años. Pero, además, con hechos como los anteriores Ferrer perdió buena parte de su grandeza demostrada en temporadas anteriores, una clase que había tocado techo en febrero del mismo 2008, por muy lejos que nos parezca, cuando llegó a ser número cuatro del mundo en el ranking ATP.  Hay que destacar que se rumorea que en las fechas en que ocurrió el desafortunado incidente David acababa de romper la relación sentimental con su novia, una situación que "justificaría" su desplante del US Open.

A partir de entonces el tenista valenciano pasó a ser, por parte de muchos de los aficionados al tenis ATP, carne de lay. Y es que cualquiera que haya jugado al tenis o que siga fielmente este deporte en su aspecto profesional sabe que la cabeza, el aspecto mental, es más del 50% del juego de un tenista. Podríamos establecer que las cualidades mentales suponen el 60% mientras que las cualidades físicas representan el 40% de ese juego.

Nunca se había dudado de las cualidades físicas de David Ferrer ya que es probablemente uno de los mejores restadores del circuito masculino. Sin embago su cabeza siempre había dejado algunas dudas. Una situación que parece que se vio incrementada por motivos personales.

Parecía entonces, y entre el sentimiento de los aficionados se podía palpar, que David Ferrer sólo podía ir hacia abajo en su juego. Que se iría hundiendo poco a poco hasta volver a ser un jugador mediocre. Sin embargo a día de hoy no parece que esto vaya a ocurrir.

David Ferrer ha vuelto, ha vuelto con su magia, y ha vuelto consciente de sus limitaciones. Por lo menos parcialmente. Y son precisamente esas limitaciones el primer paso que debía superar para volver a ser uno de los más grandes.  Hace unas semanas, durante el Open de Australia en enero de 2009, el tenista valenciano sorprendió a los aficionados con unas declaraciones en las que afirmaba ser consciente de no tener bien la cabeza. Ya lo había dicho en otras ocasiones,. Sin embargo ahora había una direrencia. Radicaba en que él estaba dispuesto a analizar esos problemas y superarlos. Una propuesta que parece que está cumpliendo por el momento de forma sobresaliente. Y por ello debemos felicitar a Ferrer.

Apuestilmente hablando, David Ferrer ha sido el "semi-chollo" de estos dos primeros meses de tenis ATP. Siempre con cuotas muy elevadas por lo que se le ha podido sacar un interesante provecho. ¿Seguirán ofreciendo las bookies unas cuotas despropocionadas a su favor? ¿o se habrán dado cuenta de que este chico quiere volver por los fueros de finales de 2007 y principios de 2008? En las últimas tres semanas ha salido de no favorito frente a jugadores como Kohlschreiber o Baghdatis. También nos han ofrecido cuotas muy interesantes superiores al @1.70 frente a Andreev, Gasquet, o Melzer. Frente a todos ellos se ha impuesto David. El último ejemplo lo tuvimos el pasado sábado frente a Novak Djokovic. De nuevo no favorito y de nuevo victoria. Que siga igual. Que grande eres Ferrer.