Barça: No es invencible

El Barça demostró este fin de semana que no es invencible. En el derby frente al Espanyol dejó muestra de las carencias que ante un rival acertado le pueden costar los tres puntos. Mirando las cuotas de las casas de apuestas para los dos próximos partidos del líder es obvia la repercusión del último resultado.

La derrota 1-2 del Barça en casa se refleja en que las apuestas, tanto de Champion como de Liga, confían menos en su victoria. Mientras que durante las últimas 12 jornadas de Liga, la victoria del F.C. Barcelona se pagaba a una media de 1,28 en casa y a 1,70 a domicilio, ante el Atlético de Madrid el próximo fin de semana se oscilará el 1,90 y 1,95 euros. Además, en la Liga de Campeones, hay menos de tres puntos de diferencia entre que gane el Lyon francés o uno de los clubs más importantes del mundo, el Barça (4.33 / 1.90).

Si al mismo tiempo, se observa cuánto se podía reembolsar  un cliente que apostara por la derrota del Barça hasta la semana anterior, se encuentra una cifra alrededor de 12,14 euros. Con tal de comparar, si el domingo ganara el Atlético de Madrid en su casa frente al primer clasificado, quienes hubieran confiado en él ganarían tan sólo 3,75 por euro apostado.

Es cierto que el Atlético es un equipo fuerte y que además juega en su estadio, pero contando con esas premisas en los últimos meses han tenido lugar partidos como el Villarreal-Barça, otro puntero, y la victoria del Barça se pagaba a 1,80 y la del submarino amarillo a 4,20, diferencias abismales con las de esta semana.

El Barça también se ha enfrentado al Real Madrid, aunque en este caso en el Camp Nou. Aún así es considerable mencionar que la victoria del local se pagó a 1,53 y la del Real Madrid a 5,50 euros. Saquen sus propias conclusiones.

La realidad es que todos teníamos claro, creo, que antes o después el Barça tendría que pinchar algún partido. Es el segundo que pierde en toda la Liga, y el 1-0 que protagonizó en el campo del Numancia se remonta al partido inaugural de la edición 2008-2009. En aquel momento nadie podía imaginar, ya que venía de un año fatídico y con el joven Guardiola al frente, que se convertiría en la máquina de hacer fútbol que es hoy en día, y que algunos aseguran que ha superado al Dream Team de Johan Cruyff.

Sin embargo, y a pesar de que una derrota traiga la desconfianza de las casas de apuestas, el mismo Cruyff asegura que "la derrota del Barça es una bendición" y no una tragedia. Aún hay tiempo para remendar los errores y puede ser una cura de humildad para unos jugadores que se creían, quizás porque todos les creíamos, invencibles. 

A siete puntos por detrás se frota las manos un Real Madrid que va mejorando en juego, en confianza y en actitud. Todos tranquilos pero sin bajar la guardia, les aconseja el ex jugador y entrenador azulgrana, y por cierto, uno de los sabios del fútbol.