Baloncesto: La Euroliga se pone cara

Acertar un pronóstico en la Euroliga se está poniendo cada vez más complicado a estas alturas del partido. La segunda fase afronta la segunda vuelta y no habrá ya segundas oportunidades. Todos los equipos implicados pondrán toda la carne en el asador para no perder comba y tener opciones de llegar a la esperada Final Four de Berlín. Las apuestas se vuelven imprevisibles en esta fase del juego y hasta los especialistas tienen problemas para redactar sus picks. Dar con la clave adecuada depende de múltiples factores, como el 'basket average' o la moral con la que lleguen a sus respectivos enfrentamientos.

Acertar un pronóstico en la Euroliga se está poniendo cada vez más complicado a estas alturas del partido. La segunda fase afronta la segunda vuelta y no habrá ya segundas oportunidades. Todos los equipos implicados pondrán toda la carne en el asador para no perder comba y poder llegar a la Final Four de Berlín. Las apuestas se vuelven cada vez más imprevisibles y hasta los especialistas se lo piensan mucho para redactar sus picks. Dar con la clave adecuada depende de múltiples factores como el 'basket average' o la moral a la que lleguen a sus respectivos enfrentamientos.

El Real Madrid, por ejemplo, podría sellar su pase a cuartos de final si gana en Tel Aviv, al igual que podría hacer el Tau si asalta la cancha del Armani. Por su parte, Barça y Unicaja no se pueden permitir otro pinchazo. Pero vayamos por partes para dar con la receta adecuada de estos choques de la Euroliga. En primer lugar, el conjunto de Joan Plaza no llega en su mejor estado anímico para rendir visita al Maccabi. Los madridistas perdieron de forma clara a las primeras de cambio contra su eterno rival en la Copa del Rey y, encima, reflejaron que no había buena sintonía en el vestuario. Fruto de ello ha sido el despido de Quinton Hosley y la llegada de Kennedy Winston. Los blancos se podrían aferrar al resultadismo y conservar los 18 puntos de ventaja que consiguieron en Vistalegre, con lo que una apuesta a menor diferencia de marcador no sería para nada descabellada. Un factor que también podríamos aplicar para el Tau en Milán, pero con la notable diferencia de que los vitorianos vienen cargados moral tras haber ganado pletóricamente la Copa y ser líderes sólidos de la ACB. Eso sí, en la cancha italiana han perdido muchos de los favoritos. En el mismo grupo, Olympiacos también buscará el liderato ante el flojo Prokom polaco. ¿Apuesta por una paliza?

El Barcelona dio una de cal y otra de arena. Los azulgranas son capaces de lo mejor y de lo peor, pero no pueden pemitirse un tropiezo ante el Alba Berlín, cenicienta del grupo. En esta ocasión no vale aferrarse al 'basket average', pero ojo, los alemanes están a punto de dar una sorpresa. Mucho más difícil lo tiene el Unicaja, el cual tendrá que ganar casi todos los partidos que restan de esta segunda fase si quiere colarse entre los ocho mejores. Los malagueños recuperaron su mejor baloncesto en la Copa y ahora buscan redimirse en la competición europea ante el Partizán, quien ganó en Belgrado a los de Aíto sólo por un puntito. Ambos tendrán que mirar de reojo a lo que pasa en Roma en el Virtus-Panathinaikos.

En el grupo H, único sin representación española, se vivirán dos duelos de máxima tensión. El CSKA Moscú, vigente campeón de la Euroliga, buscará vengarse en su cancha de la paliza que recibió a manos del Montepaschi en Italia (74-56). Mientras que el Fenerbahce-Cibona podría dejar a turcos o croatas fuera de juego definitivamente. Y recuerda, aún es posible la apuesta de cuatro equipos ACB en cuartos de final.