ATP: La victoria de Federer en Madrid aviva el tenis mundial

Ha llegado el momento de replantearse la apuesta obligada para Roland Garros. La victoria de Roger Federer sobre Nadal en el Master de Madrid es positiva para el tenis mundial. El suizo sólo necesitaba mostrarse a sí mismo que puede batir al que le robó el primer puesto del Ranking ATP para intentar volver a brillar en la pista y luchar por uno de los pocos retos que le quedan en la 'recta descendiente' de su carrera, el Gran Slam francés.

Federer no sólo ganó ayer un título, también en autoestima y confianza para afrontar el Rolan Garros con el mayor optimismo. Después de tres años viendo cómo su máximo rival, y sustituto en el número 1 desde agosto del año pasado, le gana la final del torneo estrella de junio, llegará a la tierra batida francesa con la mente despejada. La presión por lograr su primer Roland Garros ha crecido, ahora sabe que Nadal no es invencible. Pero su tenis excepcional y la fuerza después de Madrid, jugarán a su favor más que nunca.

Otro aspecto positivo de la derrota de Nadal, es que ya nadie dará por ganador antes de jugar un torneo al español. La inercia nos llevará a hacerlo de nuevo, de lo que se ha quejado el líder, pero en tan sólo dos segundos recordaremos la final de Madrid. Considero que Nadal necesitaba una derrota para volver a pisar sobre tierra. Es cierto que nunca dejó de mostrar humildad en su juego, ante el rival y públicamente. Pero el exceso de confianza puede jugarte una mala pasada, y estaba al límite. La motivación crecerá en los siguiente partidos.

En definitiva, el siguiente Gran Slam mostrará un aspecto distinto, y todos lo agradeceremos.

Las apuestas dan mucha ventaja a Rafa Nadal, lo que puede ser una baza para el número 2. El ganador del Roland Garros para Bet365 será Nadal con una Cuota de @1,25, mientras que las apuestas ganadas a Federer las pagan a @8,50. En 888sport son muy parecidos los números, Nadal @1,28 y Federer @8,00.

La realidad es que es difícil que el mallorquín vuelva a repetir un partido tan mal planteado y poco resolutivo. También es improbable que el día anterior a una final se repita un partido con tan intenso desgaste y de cuatro horas. Sin embargo, en el caso de que los dos mejores tenistas del circuito despidieran el Roland Garros, el encuentro mantendría más incertidumbre y será más emocionante y reñido que si no hubiera existido la victoria de Federer en Madrid.