ATP: La memoria del dopaje

Desgraciadamente, los casos de dopaje siguen ensuciando el deporte. En este caso, es el tenis, la ATP, el afectado, y Richard Gasquet el supuesto culpable.

El positivo en la prueba antidopaje del francés Gasquet ha vuelto a abrir el debate sobre el protocolo que sigue la Federación Internacional de Tenis (IFT). Desde el análisis A, en el que se detecta el posible consumo, y hasta la ratificación de su veracidad, pueden transcurrir bastantes meses, los tenistas siguen jugando.

En 2007, la WTA denunció el posible consumo de sustancias prohibidas de la tenista Martina Hingis durante Wimbledon, mes de julio. La suiza aprovechó la demora del proceso, que se retrasó hasta enero, establecido por el departamento antidopping del tenis mundial para anunciar su retirada.

Las instancias del tenis, en aquel momento, estudiaron la posibilidad de suspender provisionalmente a los deportistas que dieran un primer positivo y hasta que se demostrara la autenticidad de la prueba. Dos años después, Gasquet no superó el análisis antidopaje en el Master 1.000 de Miami, a finales de marzo, y sigue en la palestra, aunque ausente por lesión en alguno de los torneos.

Si se sigue la trayectoria del joven francés es obvio que, siete temporadas después de su debut como profesional, en 2002, no ha alcanzado las expectativas puestas en él. Con tan sólo 16 años accedió al Top 200, fue el jugador más joven en hacerlo, y logró clasificarse para un Master, en Montecarlo. Sin embargo, la promesa del tenis francés, actualmente en el 21º del Ranking ATP, no ha seguido al mismo nivel la línea ascendente.

Plantearse en este punto si ha sido el consumo de estupefacientes lo que impulsó su carrera en un primer momento, si ha sido lo que no le ha dejado despuntar finalmente o si los ha utilizado para tratar de cubrir, precisamente, los triunfos que le adjudicaron siendo un niño y no ha conseguido, es hablar por hablar. Es posible que sea un caso aislado y, lo que es peor (para la acusaciones, pero mejor para el tenis y para el Gasquet) no es oficial, puede tratarse de un error.

La importancia del caso del dopaje en el deporte araña mucho más hondo de lo que muchos quieren dejar en la superficie. El dopaje, como las noticias de amaños, es otra forma de salpicar y ensiar el deporte. Concretando en el tenis y en el positivo en consumo de dorgas, el primer positivo se dio en 1997 y fue del español Ignacio Truyol.

La polémica llegó al tenis argentino cuando en 2005 se denunció el dopaje de Guillermo Cañas, era el quinto argentino relacionado con el consumo de drogas en cuatro años. En aquel momento se acusó a la ATP de 'mirar con lupa a los latinos y proteger a otros'. Se rumoreó durante años de las dudas que envolvían, en este sentido, a Andre Agassi, y algunos aludían a que el silencio se debía a que "un doping positivo del estadounidense sería un golpe tremendo para la imagen de la ATP mientras un caso de un tenista del ex bloque soviético y ubicado más allá del puesto cien del ranking mundial, por dar un ejemplo, sólo serviría para mostrarle al mundo lo bien que "hace los deberes" la asociación en la lucha contra el dopaje".

Lo realmente destacable no es la nacionalidad, la persecución, el tiempo de espera, la sanción (Gasquet se enfrentaría a dos años de suspensión) ni el nombre del 'imputado', sino la repercusión del hecho. Los niños ven en los deportistas sus ídolos y la lectura de estas noticias son el verdadero peligro de la acción de los irresponsables tenistas.

Yo también tuve un ídolo deportivo, saben. Recuerdo perfectamente la sensación que tuve cuando leí en la portada de la prensa la acusación a este personaje del fútbol. Vergüenza, miedo, decepción y confusión, son las sensaciones que más recuerdo. ¿Qué por qué miedo y confusión? pensé "si él que es perfecto y es mi modelo a seguir hace esas cosas malas y prohibidas, ¿las haré yo cuando sea mayor? quizás no es tan malo como lo pintan". Aún se me eriza el cabello cuando rememoro aquel instante. Menos mal que tenía a mis padres para explicármelo, y menos mal que después se retractaron de la noticia...

En fin, lo que trato de explicar es que me da exactamente igual cómo se resuelva el caso Gasquet, si siguiera jugando me dan exactamente igual sus resultados, lo único que pediría es que se aclare la veracidad de su consumo, si fuera necesario, y se le aparte del deporte que tanto nos fascina durante una larga temporada. Creo en las segundas oportunidades, pero que reflexione. Sólo por el bien del deporte, sólo por el bien de nuestros niños.