Arsenal: Estilo Wenger

El Arsenal se ha convertido por derecho propio en uno de los grandes de Europa. Sin un gran presupuesto, Arsene Wenger ha logrado reunir talento y juventud. Bases de un proyecto que no se resiente

El Arsenal no quiere que el Villarreal se tome la revancha esta noche de la eliminación que sufrió hace tres años a manos de los gunners (el penalti fallado por Riquelme aún escuece). Los equipos que se encontrarán enfrente tendrán el mismo estilo, pese a que hayan cambiado los modelos.

El Arsenal no sería lo que es hoy día sin Wenger ni el Villarreal sin Pellegrini, dos entrenadores que suenan con mucha fuerza para liderar el nuevo proyecto del Real Madrid y que han marcado una época en sus respectivos clubes. Esta noche la táctica será decisiva en el tablero de El Madrigal. Paddy Power apuesta por un partido totalmente igualado, aunque ligeramente inclina la balanza del lado de los ingleses: Villarreal (@2.70)-Arsenal (@2.62).

Quizás la tendencia de los últimos partidos en los respectivos campeonatos domésticos marque esta pequeña diferencia. El Arsenal es un equipo en alza y ya está cuarto de la Premier. Por su parte, los castellonenses no andan finos en la Liga tras recibir un serio correctivo el pasado fin de semana ante el Almería (3-0).

Además, ambos clubes contarán con bajas muy importantes. El Villarreal ha perdido para toda la temporada por lesión a Santi Cazorla, mientras que los londinenses no podrán contar para la cita de esta noche con Van Persie, Rosicky o Eduardo, mientras Wallcott es seria duda.

Esto hace que Cesc, Adebayor o Nasri sean los grandes referentes de los londinenses esta noche frente al Submarino Amarillo, el cual se encomendará al talento de Ibagaza, Cani, Rossi o Llorente para desequilibrar la balanza.

Radicalmente distinto será el otro partido de este martes, para el cual Paddy Power vaticina una contundente victoria del vigente campeón: Manchester United (@1.40)-Oporto (@9.00). Los portugueses son la cenicienta de estos cuartos de final, aunque ya se sabe cómo acaba el cuento…