Apuestas Tenis Final Copa Davis: Entrevista a Berdych y Stepanek

Un diario nacional ha publicado una entrevista hecha a los rivales de España en la final de la copa Davis, Berdych y Stepanek, aquí os dejamos con ella para que veáis como de motivados vienen los checos:

Pregunta.- ¿Les favorece el papel de víctima?

Radek Stepanek.- Naturalmente, no somos los favoritos y somos conscientes de las evidencias. Que jugamos en su casa, que la superficie de tierra no es la más propicia para nuestro tenis y que España es la mayor potencia mundial. Todos estos obstáculos no nos han disuadido. Aquí estamos, ¿no? Y estamos para ganar. Lo consideramos difícil, pero posible.

Tomas Berdych.- La realidad es que hemos ido ganando confianza partido a partido. Hemos superado eliminatorias muy difíciles. Tanto contra Argentina como, sobre todo, ante Croacia, fuera de casa. También entonces se nos otorgaba el papel de víctimas, pero hay que tener en cuenta que la Davis es una competición anómala, sometida a muchas circunstancias y a distintos matices. Por eso creemos que podemos ganarla.

¿Qué anomalía les resulta más propicia?

R. S.- Puedes permitirte fallar hasta en dos partidos. Los encuentros son a cinco sets, de manera que la forma física también puede resultar determinante.

Sí parece cierto que el equipo checo llega en mejores condiciones físicas. Tanto Stepanek como Berdych lo han demostrado en el sprint final de la temporada. Nadal y Verdasco, en cambio, llegarán trastocados del torneo de maestros.

R. S.- Estamos haciendo buen tenis y nos encontramos realmente bien. También sabemos que la presión la tiene España. España está obligada a ganar, por su historia, porque juega en casa, por su teórica superioridad en tierra batida. Creo que nos beneficia la idea de poder disfrutar la final. Afrontarla sin vértigo.

T. B.- Otra de nuestras ventajas es que el seleccionador checo no tiene que hacer cábalas con la alineación. Radek y yo jugamos todos los partidos. España, en cambio, tiene que elegir en su banquillo. Juega con la duda de quién es el mejor, así que el seleccionador adopta un papel determinante. Puede equivocarse con los jugadores que haya escogido. Se expone.

No hay dudas respecto al número uno, que será Nadal. ¿Es el momento para batirlo? [Stepanek nunca lo ha logrado; Berdych, sí.]

T. B.- Nadal es un jugador extraordinario, pero también sabemos que es más vulnerable que nunca. Eso no quiere decir que sea fácil. Quiere decir que es mejor encontrarse a Nadal en una situación más débil que hacerlo cuando está en plenitud. Además, la tierra batida no es el hábitat en el que mejor nos encontramos. Personalmente, esta final es el momento más importante de mi carrera. Nunca he estado tan cerca de lograr algo tan importante. Nadal es un rival dificilísimo, pero nos estimula ir a su casa e intentar ganarle.

Tiene usted a favor el precedente de Madrid. Allí lo ganó hace tres años. Y hubo una cierta controversia, porque usted se descaró con el público. ¿Teme represalias?

T. B.- Lo que sucedió allí se exageró y magnificó en los medios. Tengo una buena relación con Nadal. Somos amigos. Me gustaría jugar con él en dobles. Igual nos ponemos de acuerdo para Australia.

De momento no va a jugar con él, sino contra sus compañeros en el dobles. ¿Consideran que ese partido es la clave de la final?

T. B.- Creo que sí, que esta final puede decidirse en el dobles, que es donde nosotros tenemos nuestro punto de apoyo.

R. S.- Estamos muy compenetrados. Hemos jugado muchos partidos juntos y tenemos que aprovechar al máximo la menor ventaja. Sabemos que España nos va a conceder muy pocas, pero existe una fuerza especial en nosotros. Me refiero al apoyo de nuestro país, al sentimiento patriótico, al acontecimiento que supone haber llegado hasta aquí. Todos están pendientes de nosotros y creo que, de alguna forma, podemos canalizar esa energía.

T. B.- El tenis es un deporte individual. Juegas, ganas o pierdes. La Copa Davis te hace sentirte especial. No defiendes tu interés, sino que estás defendiendo tu país y las ilusiones de muchas personas que confían en ti. Especialmente, cuando la última la ganamos hace 29 años. Vuelve a sentirse una gran pasión por el tenis. Mi país va a paralizarse durante tres días. ¿Cómo no vamos a sentir esta final de manera especial? Es un momento excepcional. Por eso creo que la Davis no tendría que jugarse todos los años, sino cada dos. Sería como el Mundial del tenis y el hecho de espaciarla le daría aún más interés.

Usted no había nacido cuando Lendl ganó la final de 1980. Radek Stepanek tenía dos años. ¿Qué nociones tienen de cuanto ocurrió?

R. S.- He visto la final muchas veces. Me sé de memoria los partidos. Lendl es un tótem del tenis, un modelo. La posibilidad de emularlo y de traernos a casa la final todavía añade una motivación para una final que estamos deseando jugar. 

T. B.- Yo no he visto la final. Quizá alguna imagen suelta. Pero sí conservo la fotografía de Lendl con la Ensaladera en las manos. Ojalá se la podamos dedicar.

Fuente

Apuesta a la final de la Copa Davis en Bwin - Promoción exclusiva Bwin: Bono 100% de Bienvenida. Hasta 50 Euros GRATIS