Apuestas NBA: Sergio 's time

Sergio Rodríguez llegó a la NBA con todo su talento aún por explotar. Sin embargo, varios años aciagos en Portland y la presencia de un entrenador como McMillan que le cortaba las alas cuando el canario quería volar han retrasado su explosión. ¡Sacramento debe ser su sitio!

La llegada de Sergio Rodríguez se produjo cuando tan sólo tenía 19 años. Actualmente el ‘Chacho’, como muchos le llaman en España, ya cuenta con 23 primaveras y sus pocas participaciones en las últimas temporadas le han privado de estar con España en los Juegos de Pekín y en el último Europeo, donde Calderón y Ricky Rubio se han convertido en fijos y el chicharrero se ha visto desplazado por Cabezas y Raül López.

Por ésta, y por muchas razones, Sergio no puede desaprovechar un año más en la NBA. Es la hora de que demuestre las habilidades que le hicieron cruzar el charco: desparpajo, capacidad anotadora, asistencias impredecibles y esa capacidad que tiene de revolucionar el juego cada vez que salta a la pista.

Este tiene que ser su año y lo está demostrando en plena pretemporada, donde poco a poco se va ganando la confianza del entrenador, Paul Westphal, y sus compañeros, entre los que destaca el 'Chapu' Nocioni, a base de hacer jugar al equipo al ritmo que impone su magia.

Quizás es cierto que a este Sacramento le quitaron sus coronas hace años cuando luchaba por el título con jugadores como Bibby o Webber en plena forma. Pero no menos cierto es que quizás sea el lugar ideal para contar con los minutos que se le han negado desde que llegó y así deslumbrar de una vez por todas a la siempre efectista NBA.

A día de hoy los Kings ocupan el farolillo rojo de las apuestas de Ladbrokes. Eso sí, al mismo nivel que Minnesota, Memphis y Milwaukee. Lo mejor, que tiene un gran margen de mejora. Lo peor, que las derrotas serán la tónica habitual en el casillero de Sergio.

Aunque mejor aprender perdiendo, que ganar viéndolo desde el banquillo. El tinerfeño sigue apostando fuerte por su sueño y ha desechado varias ofertas para regresar a Europa. Y ya se sabe, el que arriesga sale ganando…

A día de hoy pocos cuentan con él para las quinielas de la selección y defender el título Mundial del cual sí fue partícipe en Japón. Al final de temporada la historia será bien distinta si Sergio destapa el tarro de las esencias.