Apuestas Fútbol Alemán: Van Gaal te sigue hasta el bar

La apuesta en este caso sería sobre cuanto tiempo se toleraran mutuamente la plantilla del Bayern Munich y el inefable Louis Van Gaal. El tema es que el  hombre se propone imponer mano dura desde el primer momento en su etapa en el club, y así lo ha declarado a viva voz asegurando que controlará la vida nocturna de sus jugadores. "Lo hice en el Barça y lo haré aquí", dejó claro.
 

El holandés no descarta las llamadas a los móviles como apuesta para dar con algún insurrecto. "Con las nuevas tecnologías no es complicado",dijo. Al parecer los muchachos tienen un bar de cabecera y a muchos no le gusta que sus jugadores sean asiduos de un conocido club de Munich, el 'P1'. "He sido informado de lo que es el 'P1' ", avisó.
 

La plantilla del Bayern reaccionó con cierta incomodidad a las medidas de vigilancia extrema de su vida privada anunciadas por Van Gaal y aplaudidas por el club (el director deportivo, Uli Hoeness, dijo hace días: "Ahora hay disciplina") y por los seguidores, que han exigido mano de hierro al ya conocido como General Tulipán.
 

Los muchachos que ya no podrán juntarse con tranquilidad en su bar de cabecera salieron al cruce. El centrocampista Hamit Altintop dijo: "Es bueno que el entrenador explique las normas de la A a la Z. Algunos lo necesitan. Pero no todos tenemos la misma opinión. Espero que el entrenador tenga la sensibilidad necesaria". Sin enfrentarse a Van Gaal, sí le mando un mensaje apelando a la profesionalidad de los jugadores: "Todos sabemos lo que tenemos que hacer y lo que no. El jugador necesita libertad. El trabajo está por un lado y la vida privada por el otro".
 

Contra las prohibiciones drásticas se mostró abiertamente en contra otra de las estrellas del equipo, Miroslav Klose: "Es bueno que los jugadores coman más a menudo en la ciudad y vayan de vez en cuando a una discoteca. Yo conozco jugadores que iban cada día a la disco y nadie lo notaba al día siguiente. Lo que ocurre es que si haces eso, en algún momento lo acusarás. Lo mejor es que cada uno decida por sí mismo qué hacer".
 

Mario Basler, una leyenda en el fútbol alemán y también de la noche muniquesa, dijo: "No puedo imaginarme que Louis van Gaal quiera ejercer un control total sobre la plantilla. No sería correcto. A veces es mejor evadirse. Un jugador debe tener otras cosas (que no son el fútbol) en la cabeza".
Basler entiende que no hace falta una vigilancia especial de Van Gaal para conocer qué hacen los futbolistas: "¿Qué puede uno esconder en Múnich? Si sales aquí, vayas donde vayas, todo el mundo lo sabrá, aunque puedes probar a ponerte un sombrero y una peluca".
 

Quizás esa sea la formula para los muchachos, aunque cuesta imaginarnos a Klose con bigote y barba postiza, sombrero y peluca para evadir al perseguidor entrenador. Simpática situación que puede empezar a caminar por la cornisa, y pasar a la antipatía general en la interna de un grande del fútbol de Europa como el Bayern Munich.

Este fin de semana se juega la T-Home Cup, y el equipo del riguroso entrenador recibe al Hamburgo, en las apuestas de Bwin el triunfo del Bayern paga @1.85.