Apuesta AFA: El dinero no juega fútbol y amenaza de huelga

En Argentina, pareciera que el dinero es quien juega al fútbol, porque siempre es el gan portagonista en los grandes titulares deportivos. Ahora, gracias a él, al dinero, Futbolistas Agremiados (gremio que nuclea y defiende los intereses de los jugadores) apuesta una vez más a suspender el fútbol y los clubes no sanean sus duedas. 

Sergio Marchi, ex futbolista y actual secretario del Gremio, gritó a los cuatro vientos que hara todo lo posible por no permitir el inicio del torneo e inhibir para comprar y vender a los clubes que estén morosos. Gracias a esto, comenzó a flotar una figura como nuevo "Mesías" del fútbol argentino. las apuestas deportivas.

Por medio de Julio Grondona, el presidente de la AFA, comenzaron las tratativas a fin de salvaguardar la economía del fútbol nacional y en reunión con la presidente, se transmitió la necesidad de creación de un evento que solvente en parte la actividad de los clubes y ayude a digerir los malos tragos por los que está pasando el fútbol. Y aquí entra la figura de las apuestas.

Argentina, como país exportador de valores, tuvo un mal necesario que le está costando la nueva fragilidad financiera: los agentes y grupos inversores que llega a los clubes con liquidez y adquiere los derechos de uno, dos, cinco o diez jugadores por monedas para así venderlo luego en cifras astronómicas al siempre hambriento de fichajes mercado europeo.

Así, los clubes perdieron respeto y lugar en el mercado de pases y las cifras astronómicas se la reparten unos pocos con porcentajes irrisorios: de un jugador, un empresario puede tener el 13,5%, otro el 5%, otro el 20,8, y así dividen a un jugador como una pizza grande de muzzarella donde todos comen y llenan sus panzas, excepto los clubes.

Y ante esa necesidad de venta, los buenos prospectos abandonan el ámbito local, generando una carencia importante de ídolos nativos y con la temprana adaptación al fútbol foráneo, pierden el sentido del argentino, quedando claramente expuesto en las Selecciones Nacionales con todo el terreno y prestigio perdido en los últimos años.

Así, las apuestas aparecen como rara vez lo hacen: como grandes salvadoras del juego. Seguramente años después, comenzarán a haber detractores y el círculo vicioso girará para, en contra de las palabras de Maradona,  que la pelota sea la única manchada.

Así es el fútbol argentino, tan hacedor de ídolos, tan falto de logros. Igualmente y pese a todos, la liga argentina es la más competitiva del planeta y genera un interés especial que, como en los últimos años, define todo siempre en la última fecha. 

Así y todo, Betsson tiene como máximos favoritos para ganar la liga a Boca Juniors (@5,00), seguido por uno de los peores equipos de los últimos torneos: River Plate (@7,00). Luego aparecen el último campeón de liga y de copa Libertadores, Vélez Sarsfield y Estudiantes (@8,00) y finalizan los candidatos Lanús (@10,00) y el tiki tiki Huracán (@12,00). Buenas cuotas para marcar buenas diferencias.