Alemania: Con la frialdad teutona

La selección de Alemania es, por lejos, un grande de las competiciones mundiales, y que siempre está dispuestas a dar el zarpazo cada cuaternio esperando, esta vez desde hace tiempo, alzar nuevamente la Copa en un Mundial.

Como protagonista de cuatro años, la primera Alemania que dio a hablar en el mundo entero, fue la de 1954 que, tras haber perdido por 8-3 con Hungría, selección revolucionaria del momento, la derrotó en la final, catalogada como uno de los mejores partidos de todos los mundiales, 3-2.

A partir de allí, la selección teutona comenzó con su interminable protagonismo, gracias a su fútbol, mezcla de ordenado con rústico, sumado a una frialdad incontable en los momentos de definición, es una selección que supo combinar los distintos estilos  de los grandes del mundo entero para amoldarse a cualquier rival que tenga enfrente. Y así lo demostró al paso del tiempo, ya que su fútbol no sólo fue superior en Europa, sino que además eludió fronteras y cruzó océanos para crear una especie de clásico ya con equipos sudamericanos, como Argentina y Brasil.

Alemania es una de las pocas selecciones que aprendió a evolucionar a medida que el fútbol lo hacía. Debe ser por ello que es la selección que más finales jugó, contabilizando siete citas, con equipos que presentaban distintos esquemas tácticos y con muchos de ellos a salido bien parada, caso Hungría 54, Holanda 74 y Argentina 90.

La imagen de Beckembauer en 1974, levantando la Copa de Campeón, representa en realidad, el triunfo de esa misma evolución al haber podido vencer a una selección revolucionaria del 'Fútbol Total', que en silencio con el apoyo y difusión mediática que pesaba sobre los 'Rinus Michels Boys', logró desbarrancar no sólo el crecimiento de una selección que nunca había trascendido por los albores del la gloria, sino además la inserción de los medios que ya en la década del 70 eran parte importante e interesada de los Mundiales de Fútbol, merced a la implementación de las transmisiones color cuatro años atrás y una representación líquida de lo que representaba el ingreso de publicidades.

Alemania, sin ser una selección carismática, por el contrario, logró acaparar miradas por la efectividad de su juego aunque no por el virtuosismo, hecho que nunca sobresaldría en ninguna de las distintas versiones del 'Nationalmannschaft'.

En este Sudáfrica 2010, Alemania irá en busca de la revancha de aquel fatídico 2002 (final perdida en manos brasileñas) y de la descalificación en casa del 2006. Su paso por el actual grupo de Elimiantorias lo mantienen al tope de su zona y a un paso de la Clasificación, hecho que se da por descontado por el nivel arriba descripto.

El lado teutón de las apuestas: paradójicamente a ser una selección favorita y con resultados que la respaldan, aparece siempre por detrás de Brasil, Argentina, España, Italia e Inglaterra,. como candidatos para ganar el Mundial. En Betfair, por ejemplo, llega con una cuota de @14,00, lo que puede resultar atractivo para realizar una apuesta a futuro, ya que Alemania siempre es gran favorito a repetir esa famosa estampa que comentabamos de Beckembauer en aquel 1974.