Africa: La sorpresa que nunca llega

Africa, aunque parezca inofensiva, está cada vez más cerca de poner la nota gloriosa en el fútbol mundial. 

Aunque todavía no están a la altura general de los equipos elitistas del mundo, las selecciones africanas no representan una parada fácil de surcar en las Copas Mundiales. Es por ello, que se espera el gran surgimiento de una selección africana en campeonatos mundiales.

Desde aquella recordada imagen del zaireño Alunga Mwepu frente a Brasil en 1974 corriendo desde la barrera para despejar un tiro libre brasileño, cuando aún África no había demostrado a ningún hijo pródigo hasta las últimas actuaciones de equipos con las estrellas más codiciadas del fútbol europeo, los equipos africanos fueron sufriendo una maduración positiva en su imagen internacional que los lleva a ser blanco de atención en cada Copa que se sucede.

En 1990, llegó el primer zarpazo de un equipo del Continente Negro. Camerún, una selección con muy poca historia y de muy bajo perfil, debutó con Argentina con un sorpresivo triunfo y punteó su zona llegando hasta los cuartos de final, marcando el puntapié inicial para el crecimiento africano en el mundo.

En la misma década, sucedió un caso bastante curioso: George Weah ganó todo en Europa, fue elegido mejor jugador del mundo y jamás jugó un Mundial. Weah fue el máximo exponente africano, quien colaboró con el crecimiento del deporte en su continente y a partir de él, varios clubes comenzaron a rescatar estrellas de un horizonte hasta esa altura desconocido. Aparecieron después Omán-Biyik con Camerún, George Finidi de Nigeria, Samuel Eto'o, Didier Drogba y la lista podría ser holgadamente más larga.

Con este nuevo territorio por explorar, las potencias europeas comenzaron a inspeccionar en colonias africanas buscando nuevos valores y así llegó el caso de Patrick Vieira en Francia, George Asamoah en Alemania por citar algunos casos. La destreza atlética y con técnica apreciada, los africanos comenzaron a ser un blanco certero para los clubes hambrientos de fútbol. Esta migración mercantilista ayudó a pulir una técnica subdesarrollada y los valores actuales, llegan con el plus agregado de un juego exquisito e hiperdinámico, exacto para marcar la diferencia.

Todo está dado para que ese resurgimiento salte a las fronteras del fútbol de clubes para instalarse ya no como Sorpresa sino como revelación de alguna Copa del Mundo.

Si bien difícilmente llegarán a ser máximos favoritos, en Gamebookers, Costa de Marfil (@41,00) es la primer selección africñana que aparece detrás de los llamados "grandes" en la sección de Campeón Copa del Mundo 2010. Más atrás, aparece Camerún (@51,00), Ghana y Nigeria (@81,00), entre los primeros puestos. 
La fase clasificatoria ya se pone en marcha y será interesante ver el nivel de juego que traen los africanos camino a la Copa del Mundo.