Scalping - Partido FC Astana vs Atlético Madrid

Uno de los aspectos mentales que tienen en común todos los apostadores serios, tanto los punters como los traders, es la paciencia. La paciencia entendida como la capacidad para evitar apostar en eventos sin haberlos analizado debidamente o para evitar operar en un partido cuando la tendencia de entrada en el mercado no es lo suficientemente clara. Justamente la paciencia, junto a algunas cualidades más, diferencia a los apostadores serios de los gamblers.

La paciencia será ejemplificada en el partido que hemos seleccionado para introducirnos en el scalping en vivo. El partido FC Astana – Atlético de Madrid fue analizado como un encuentro de tendencia under cuando las cuotas estaban situadas en @2.08 en el mercado de 2.5 goles 1 hora antes del encuentro.

Las situaciones específicas del partido, el frío, el césped artificial del campo kazajo y la moral obtenida por los locales al estar a punto de ganar su 2ª liga consecutiva (que la han acabado ganando en el último partido con un gol en el minuto 87 de su delantero centro Kabananga), nos hicieron decantar por una apuesta pre-partido al under 2.5 goles para lay al transcurrir los primeros minutos.

¿Qué sucedió durante los 30 minutos previos al inicio del encuentro? Las cuotas se desplomaron pasando de @2.08 a @1.90, en una variación cercana al 5%, y lo que teníamos pensado como scalping en los primeros minutos del partido, tuvo que esperar a un scalping en una fase más avanzada del mismo. ¿Por qué? Bueno, según nuestro criterio, esa variación, unida al 4-0 obtenido por el Atlético de Madrid en el Calderón, hacía que esa cuota al under no tuviera tanto valor de scalping. Por lo tanto PACIENCIA. Vimos la primera parte y, en el descanso, decidimos cuál podía ser la mejor apuesta.

Finalmente, sin pensar en los beneficios que se dejaron de ganar (resultado de 0-0 al descanso) se consideró que la apuesta con más valor era el lay temporal al Atlético de Madrid, aprovechando en el minuto 55 el inicio pausado del equipo de Simeone, sumado al empuje kazajo de inicios de 2ª mitad.

La esencia del scalping es intentar rascar unas décimas en un momento concreto del encuentro. En nuestro caso, cuando creyéramos que el Atlético tenía menos posibilidades de anotar. En este tipo de apuestas en los partidos de fútbol la cuota al empate suele bajar considerablemente a partir del minuto 70, y por ende la cuota de los otros dos equipos subir paulatinamente.

En nuestro caso tuvimos que estar 8 minutos con la posición abierta, aunque lo recomendable es no estar más de 5. Las diferencias en cuanto al tiempo que estaremos dentro al descubierto dependerán, precisamente, de la oscilación de cuotas, que vendrán dadas por el minuto en el que empecemos a operar. Dependiendo del minuto, podremos establecer un % de ganancia u otro.

En nuestro caso, creímos oportuno establecer un 10% de ganancia por el momento de partido que era. Si el punto de entrada hubiera sido algo más tarde, probablemente hubiéramos marcado nuestro stopwin en un 15 o incluso en un 20%, ya que en el mismo lapso de tiempo la cuota del Atlético de Madrid hubiera recorrido más ticks de diferencia.

[video:https://www.youtube.com/watch?v=PovC75Gqe3A width:640 height:360 align:center]

Mención aparte a la cuota de entrada (lay @2.12 o back @1.89, sin tener en cuenta la comisión) que correspondería a una probabilidad de que el Atlético no gane del 52,9% (recordar, [1/cuota*100] es la fórmula para establecer dicha probabilidad). En el comentado momentum, en el que sopesamos si es factible o no entrar al mercado, debemos valorar si la cuota a la que entramos tiene valor, tanto para apuesta simple como para trading, dependiendo de nuestros intereses, atendiendo a la volatilidad del mercado, las probabilidades de gol que le otorguemos al equipo que layeamos y la velocidad de oscilación de la cuota.

En el caso del partido que nos ocupa, una probabilidad de victoria del 47,1% para el Atlético nos pareció suficiente como para layear en ese momento. Se intentó a @2.04 (51% frente al 52,9% que pudimos coger finalmente) pero el mercado avanza a contracorriente, ya que estamos intentando layear una cuota que no va a favor de mercado subiendo y no bajando (como si lo haría si intentamos layear un over), por lo que dependiendo de la liquidez será más o menos complicado que nos la acepten.

Una vez estamos en el mercado debemos de lanzar la orden de venta, en el caso que nos ocupa el back. Se valorará si queremos repartir entre las 3 opciones, dejarlo todo del lado del equipo que hemos layeado al inicio de la operación o dejarlo todo del lado del empate/Astana.

Decidimos hacer dutching (greenbook cubriendo las 3 opciones por igual) ya que el partido estaba bastante igualado, y no considerábamos que fuese oportuno volcar sobre ninguna de las otras 2 opciones. El otro elemento a determinar es el % de ganancia, un % que ya debemos de tener establecido al entrar al mercado. Como hemos comentado en algún artículo anterior, con nuestro plan de trading hemos de determinar previamente a entrar al mercado la entrada, la salida, el stake y el profit.

Se estableció un 10%, aunque la idea inicial era hacer el stopwin a @2.30, pero el partido no estaba mostrando unos síntomas de de ir en contra de nuestra apuesta (posible gol del Atlético), así que pudimos arañar esos ticks extra pasando del 6,6% de rentabilidad al 9,8% final.

¿Fin del trading? No tiene por qué. Con conocimientos avanzados se puede seguir el partido para jugar con los beneficios obtenidos, volcándolos de un lado o de otro según nuestra lectura de partido. Además, esta entrada que hemos realizado la podemos ejecutar varias veces a lo largo del encuentro, siempre que encontremos esos momentos clave donde nuestro lay tiene más probabilidades de salir.

¿Y si sale mal? ¿Y si en ese momento en el que entramos marca el Atlético de Madrid? Stoploss inmediato asumiendo pérdidas, saliendo a cuota de mercado tras el gol (podemos esperar unos segundos a que el mercado se asiente). Al contrario que hemos comentado al inicio del artículo, la paciencia es fundamental para apostar, pero la rapidez de ejecución cuando las cosas van mal también. El clásico dejar correr los beneficios y cortar las périddas. Y eso sólo se consigue teniendo bien claro el plan de trading antes de entrar en el mercado.