Sacar partido de los movimientos de cuotas a favoritos en mercados líquidos

Este artículo irá orientado a comprender el pensamiento de "la masa", es decir, del inmenso grupo de personas que provocan el movimiento de un mercado líquido. Para mover un mercado con poca liquidez no se necesitan más que unos cientos de euros, de hecho, cualquier persona con un bankroll decente puede mover un mercado sin liquidez. En cambio, para mover un mercado popular se necesita de mucha gente y, como podréis imaginar, la mayoría de esta gente son apostantes recreacionales.

Antes de adentrarnos en este nuevo episodio técnico-psicológico de trading, aprovechamos para facilitaros otros artículos relacionados con el pensamiento global de los apostantes:

Trading de apuestas deportivas: anticipar la tendencia de mercado

- Comprender el movimiento del mercado en los partidos importantes

La gran mayoría de apostantes no profesionales son instintivos. No tienen grandes conocimientos ni estadísticos ni probabilísticos. Apenas analizan los encuentros ojeando las últimas actuaciones de los equipos y no suelen detenerse a buscar valor en las cuotas. De hecho, uno de los hándicaps que tienen es que no saben 'no apostar'. Por ello, cuando la masa decide de forma unánime que la cuota de un favorito baje, ellos no tienen problemas en formar parte de ella independientemente de la cuota a la que el favorito esté.

Por este motivo, los apostantes profesionales se preguntan en ocasiones, "¿cómo es posible que se haya desplomado la cuota de éste equipo si, en realidad, no es tan favorito?". A la masa no hay que cuestionarla, simplemente hay que seguirla o quedarse al margen. Los profesionales saben distinguir cuándo una cuota a favorito tiene valor de largo plazo y cuándo no. En cambio, los recreacionales no juegan a largo plazo, sino partido a partido. Por este motivo no les molesta cobrar más o menos por una apuesta; simplemente quieren ganarla. A cualquier precio.

Este estilo de apostante, tan favorable para los intereses de las casas, aumenta su capital para arriesgar a medida que la masa se vuelca sobre el favorito, pero también influye la reputación del equipo. De esta forma podemos explicar las bajadas de cuota que los equipos o jugadores favoritos sufren conforme llega el inicio de su encuentro. A medida que la hora de inicio se acerca, el favorito no es más favorito por temas deportivos. Simplemente, la confianza de los apostantes recreacionales hace que el mercado se desequilibre a su favor. Para ejemplificar este fenómeno, hemos realizado captura de pantalla en Betfair de los favoritos que jugaban en casa y se jugaban algo en la última jornada de la fase de grupos de Champions League, de los grupos E al H.

Apuestas trading betfair

En el partido del Real Madrid, vemos como la cuota oscila siempre entre los mismos precios hasta que quedan pocas horas para iniciar el encuentro. Entonces se produce una bajada brusca, que el mismo mercado corrige, pero sigue con la tendencia bajista provocada por los apostantes de última hora que confían en el favorito, local y con más reputación Real Madrid.

En esa misma captura tenemos al Porto, pero en esta ocasión hemos de atribuir la bajada de cuotas no al favoritismo del equipo que necesita ganar, sino a la alineación que el Leicester anuncia. Vemos cómo la cuota baja bruscamente y no es un descenso progresivo conforme los apostantes van animándose a encontrar con el equipo portugués. También podríamos pensar que la liquidez anterior en este partido era baja, y que al entrar un monto más elevado (vemos las gráficas de barras cómo lo indican) el mercado se ha movido con mayor velocidad. Era lo que comentábamos anteriormente, que los mercados menos líquidos (Real Madrid - Dortmund es líquido, Porto – Leicester no tanto) son más fáciles de mover con menos cantidad de capital y un número menor de apostantes necesarios para ello.

Betfair Exchange

En esta segunda captura tenemos otros dos favoritos que tienen gráficas descendentes a poco de comenzar su encuentro. En esta ocasión, el Tottenham se jugaba poder entrar en Europa League y, el Bayer Leverkusen, que aún no ha perdido en Champions League, simplemente el honor de ganar el último encuentro, estando ya clasificados ambos conjuntos para octavos de final.

En el partido del Tottenham tenemos un paralelismo con el del Real Madrid en cuando a su gráfica, ya que el mercado se vuelca con ellos de forma masiva, corrige ese desequilibrio y, acto seguido, vuelve a la tendencia descendente que inició en las horas previas al inicio del encuentro, ratificada por el aumento de volumen en los minutos precedentes al saque inicial.

Algo diferente es el caso del equipo alemán, que sin más motivación que la de ganar en su estadio tuvo una gráfica que descendió paulatinamente, pero sin grandes entradas de dinero que movieran bruscamente su cuota a ganador. Quizá porque no se jugaba nada, quizá porque el partido no despertaba tanto interés mediático.

El Porto venció 5-0, el Tottenham 3-1, el Bayer Leverkusen 3-0 y el Real Madrid se dejó empatar a 2 tras ir venciendo 2-0. Tal como explicamos en el artículo en el que hablamos de la influencia del movimiento de cuotas pre-partido relacionada con el resultado final del mismo (podéis verlo en esta entrada de Forobet: El movimiento de líneas - Trading en Betfair) no está demostrado que una entrada fuerte de dinero en los minutos previos de los encuentros tenga una estrecha relación con el resultado final del mismo (entrada de dinero por información) aunque, personalmente, yo no descartaría que en ciertos encuentros con ciertos movimientos de cuotas esto pudiese ser cierto.

Este artículo no trata sobre si las subidas o bajadas de cuota significan que aumenta o disminuye la probabilidad de que se dé un determinado resultado. Trata de que comprendiendo cómo funciona el pensamiento de la masa y, más importante aún, aliándonos con ella (dejando correr nuestra posición cuando la tendencia vaya a favor y cortándola cuando haya signos de que ha cambiado) podremos beneficiarnos de las apuestas emocionales que realizan los apostantes recreacionales.