Métodos de Pago: Visa vs. Mastercard

Uno de los métodos de pago más comunes para depositar en las casas de apuestas son las tarjetas de débito o crédito, por ello en WebApuestas vamos a dedicar un pequeño artículo a repasar los ‘pros’ y los ‘contras’ de esta opción con especial hincapié en los dos proveedores de tarjetas más populares: Visa y Mastercard.


El motivo de la popularidad de las tarjetas es la seguridad y, sobre todo, la comodidad que ofrecen. Es una forma de pago inmediato puesto que, en cuanto se recibe la autorización para la transacción de nuestro banco, la casa de apuestas pone los fondos en nuestra cuenta pese a que físicamente no se ha recibido el dinero. Funciona igual que cualquier otra compra con tarjeta. Además, a día de hoy todas las casas de apuestas deberían contar con sistemas de verificación para compras online -como el 'Verified by'- que nos solicitan nuestra clave de operaciones por Internet para asegurar que sólo el titular de la tarjeta puede utilizarla y evitar así fraudes en la red que venían siendo muy comunes. Los ingresos a nuestra cuenta de apuestas deportivas no suelen acarrear ningún problema, aunque dependiendo de la entidad bancaria podemos encontrar algunas restricciones o reticencias con respecto a los pagos a casas de apuestas (siempre se puede contactar con el banco para confirmar que es efectivamente el titular quien está intentando realizar la transacción). Sin embargo, a la hora de reintegrar las ganancias que hayamos obtenido a nuestra cuenta bancaria tenemos que tener muy en cuenta si utilizamos Visa o Mastercard.


Por regla general se debe utilizar el mismo método de pago para realizar los depósitos y los retiros. De este modo las casas de apuestas se aseguran, por decirlo de una manera muy clara, de que el dinero vuelve al mismo sitio de donde ha salido. Por ejemplo, si alguien realiza un reintegro con una tarjeta Visa, los fondos irán a la cuenta bancaria que esté ligada a la tarjeta con la que se han realizado los depósitos.


El problema es que cuando registramos nuestra tarjeta no se nos advierte -o se hace en letra pequeña- de que las tarjetas Mastercard no permiten realizar reintegros a nivel internacional. Así que, como la mayoría de casas de apuestas pertenecen y tienen cuentas en el Reino Unido, cuando intentamos retirar nuestras ganancias a través de Mastercard no nos es posible. Si utilizamos Mastercard para depositar, tendremos que tener en cuenta que hay que hacer los reintegros a través de transferencia bancaria o de cheque (en la mayoría de casos por transferencia).


Al utilizar un método de pago distinto al de los depósitos, es muy posible que la casa de apuestas nos solicite información personal para asegurarse de que somos el titular de la cuenta bancaria a la que vamos a retirar los fondos. Deberemos mandar al servicio de atención al cliente una copia de nuestro DNI o pasaporte, una de la tarjeta y una de un extracto de la cuenta asociada, a veces incluso nos pueden solicitar una copia de una factura a nuestro nombre para verificar nuestra dirección. Además, las transferencias suelen tardar más en hacerse efectivas que las operaciones con tarjeta y casi siempre llevan ligada una comisión impuesta por el banco que corre a cargo del usuario. Así pues, si buscamos inmediatez y comodidad en nuestras transacciones y jugamos con vistas a obtener beneficios, las tarjetas Mastercard no parecen la opción más indicada. Obviamente si sólo disponemos de este tipo de tarjeta y no podemos utilizar otro método (por ejemplo, Mastercard tampoco permite realizar operaciones internacionales a través de intermediarios como Paypal), entonces no nos quedará más remedio que enviar la documentación (si nos la piden y sólo con el primer retiro, para activar la opción de transferencia) y retirar nuestras ganancias por transferencia bancaria.


Si no estamos seguros de si tenemos una Visa o una Mastercard, puede valer como guía el hecho de que la mayoría de tarjetas Visa empiezan por 4 y las Mastercard por 5. Si la nuestra empieza por 6, seguramente es una Maestro y es muy probable que, si está expedida fuera del Reino Unido, tengamos problemas para utilizarla en muchas casas de apuestas.