Criterio de Kelly: ¿Cuánto debemos apostar?

El criterio de Kelly: ¿Cómo maximizar el crecimiento del bankroll?


El criterio de Kelly es otorgado John Larry Kelly, un científico norteamericano que investigó en 1956 sobre la mejor opción para gestionar una cartera monetaria. El Criterio de Kelly ayuda al apostante a calcular el procentaje de su bankroll para determinada apuesta. Su finalidad es determinar el stake. Su criterio servirá para maximizar nuestra gestión del bankroll hasta el mejor punto posible. Para seguir el criterio debemos aplicar la siguiente formula:



El porcentaje de bankroll que apostamos en cada partido es igual a:


(La cuota x (las probabilidades que aplicamos a la selección/100)) -1 / (La cuota -1) x 100


Ejemplo:


Partido entre Federer y Rafa Nadal, donde las cuotas son de @1.80 y @2.20 respectivamente. Nosotros pensamos que Rafa Nadal tiene el 50% de posibilidades de llevarse el partido (esto son las probabilidades que aplicamos por tanto a la selección). Aplicando la fórmula haríamos lo siguiente:


(2.20 x 50/100)-1 / (2.20-1) x 100 = 8.33%


Donde el 8.33% seria el porcentaje de bankroll que deberíamos aplicar en esta apuesta.


Una de las principales ventajas que otorga este sistema es que tiene en cuenta la cuota a la que apostamos y las posibilidades que creemos que tiene nuestra selección de darse, dos aspectos ciertamente importantes.


Especialmente funcionará si sabemos encontrar los values en las apuestas, es decir, si nuestra estimación de probabilidades es correcta y se acerca a la realidad, nuestros beneficios vendrán en bandeja.


Pero debemos considerar que por el contrario, si nuestras estimaciones sobre las posibilidades de que se de nuestra selección no son las correctas, la tendencia de nuestro bankroll será negativa.


Además este sistema presenta la ventaja de estar basado en un porcentaje de nuestro bankroll, por lo tanto, al igual que con el sistema de gestión lineal, nunca, nunca, nunca, nos quedaremos sin bankroll.


Este sistema es por tanto una aplicación matemática, y por tanto, posiblemente más certera de la gestión lineal habitual en un tipster que trata de buscar los values en sus apuestas.