Problemas casas de apuestas: Límites y cancelaciones de cuentas

Problemas con Casas de apuestas

Al registrarse en una Casa de apuestas siempre hay que aceptar sus reglas. En el proceso de registro, antes o después aparece el casillero que hay que marcar si estamos de acuerdo con sus normas y modo de actuar, por lo que para completar todos los pasos del registro, hay que declarar que se está conforme con lo que la casa en cuestión propone.

Al aceptar sus condiciones, las casas de apuestas tienen el derecho a poner límites en las cuentas y a cancelarlas si se incumplen sus reglas. Ellas son las más interesadas en que los usuarios permanezcan apostando en su web durante mucho tiempo, por lo que a no ser que realmente piensen que alguien está incumpliendo sus reglas y provocándoles un desequilibrio con esa actitud, no tienen el mayor interés en cancelar cuentas o limitar.

Cuando se habla de que una casa ha limitado una cuenta de apuestas de un usuario, significa que ha bajado la cantidad máxima que esa persona puede apostar. Según los contratiempos que ese usuario haya creado pueden ponerle un límite intermedio, tipo 100 euros o uno muy bajo, tipo 1 euro.

Motivos principales por los que se puede cancelar un cuenta de apuestas

Cometer fraude con los bonos de regalo. Generalmente los bonos de bienvenida o promociones puntuales se reparten 1 por familia, dirección e ip, ya que hay usuarios que abren cuentas a sus familiares más cercanos para aprovechar el bono en más de una ocasión. Si detectan que haces ésto, puede que te cierren las cuentas directamente.

Tratar de ser más rápidas que ellas. A mucha gente le pasa por la cabeza la idea de estar oyendo la radio y tan pronto como haya un gol apostar a favor de ese equipo a ver si entra la apuesta antes de que cancelen el mercado. A veces ocurre, y se consiguen beneficios sin riesgo, pero lo habitual es que si se dan cuenta de que alguien se dedica a hacerlo repetidamente (y medios tienen de sobra para averiguarlo), es que cancelen o limiten su cuenta.

Hacer Arbitraje (surebets) entre varias casas de apuestas. Las casas detestan a los surebeteadores porque saben que no pueden perder, de manera que en ocasiones colocan apuestas trampa con cuotas desproporcionadas (especialmente en carreras de caballos) para identificarlos y cancelar o limitar sus cuentas.

Ganarles mucho dinero. A las casas tradicionales no les gustan los usuarios ganadores porque con ellos no consiguen dinero, sino que lo pierden. A esos usuarios no les cancelan la cuenta, pero sí les suelen limitar paulatinamente hasta conseguir que dejen de apostar con ellos. Este modo de actuación es un arma que tienen las casas de apuestas para cubrirse ante usuarios avanzados que saben cómo ganar dinero con las apuestas deportivas.