Aprende como ganar dinero apostando

El mundo de las apuestas es muy complicado. Muchos factores pueden hacer que pierdas una apuesta, así que, la primera regla para ganar dinero es saber, concienzudamente, que una parte del beneficio que conseguimos con otras apuestas debe de ser inversión para las que vayamos a perder. Nadie es capaz de acertar el 100% de sus pronósticos. La siguiente regla que tenemos que tener en cuenta es que, la falibilidad hace que el riesgo aumente con el número de pronósticos que hacemos.

O sea, cuantas más veces apostemos, más posibilidades tendremos de perder. De tal manera que, y esto es otra regla matemática de los profesionales, tenemos que saber en qué horquilla de cotizaciones somos capaces de sacar rentabilidad a nuestras apuestas. O sea, en qué horquilla de cuotas, somos capaces de acertar lo suficiente para ganar dinero y que éste nos de beneficio y sea rentable para pagar también los fallos.

Es decir, supongamos que dividimos las apuestas en cuatro grandes grupos. Micro cotizaciones, aquellas que están entre 1.01 y 1.25. Cuotas bajas, entre 1.25 y 1.50. Cuotas medias; entre 1.50 y 2 y cuotas altas, aquellas que están por encima de 2.

La regla para ganar dinero en apuestas es muy sencilla; Para que nuestra estrategia sea rentable en cotizaciones micro, vamos a tener que ser eficaces y obtener un porcentaje de acierto superior al 80% de nuestros pronósticos. Me gustaría adelantar que casi ningún profesional se maneja en esta horquilla.

Para poder tener rentabilidad en las cotizaciones bajas, hay que tener un porcentaje de acierto superior al 60%. Aunque, dependiendo de las cuotas, puede exigir, incluso, superior al 75%.

Y para finalizar, en cuotas medias y altas, hay que superar el 50%, en cualquiera de los casos. Y para esto, además de tener muchísima información e inspiración, hay que tener algo de fortuna.

Para poder ganar dinero jugando a apuestas deportivas hay que tomarse esto como un trabajo. Con total seriedad y evadirse de corazonadas, ataques de intuición o hacer una apuesta sencillamente porque te gusta un equipo o eres seguidor de un tenista. Este tipo de "iniciativas" están condenadas al fracaso porque estadísticamente la casa de apuestas tiene margen suficiente para recuperar, tranquilamente, el dinero que puntualmente pierda cuando, en un golpe de suerte aciertes.

El nivel de seriedad y profesionalidad empieza por el autocontrol. Hay que formularse unos "estatutos" de cómo y cuándo se tiene que apostar. Cada cual debe saber en qué deportes o en qué materias está más especializado y jugar sólo en aquellas en las que sea capaz de sacar beneficio. Por ejemplo, un apostante habitual que juega al tenis y al fútbol, y que se considera un gran experto de fútbol, y le gusta mucho el balompié, pero que equilibra sus beneficios y sus pérdidas sólo con lo que gana en el tenis. Debería seguir viendo fútbol y haciendo sus cábalas, pero sin apostar e invertir sus esfuerzos y su dinero en el tenis.

Para conocer realmente nuestras opciones, tenemos que tener un registro en papel, una especie de "cuaderno de bitácora" donde apuntemos todos los errores y aciertos. Todo. Hay que apuntar las intuiciones, las que se llevaron a cabo y las que no y los motivos por los cuales se hizo una apuesta. Un fallo es comprensible, todo el mundo falla. Un error en la planificación o en el método no.

También es muy importante saber gestionar la caja. La gestión del dinero que tenemos y cómo se debe de administrar es muy importante. Por ejemplo, si quieres ganar dinero en apuestas, obligatoriamente tienes que ser capaz de hacer una retirada a tu tarjeta o cuenta bancaria puntualmente. Si no lo haces, no estás ganando dinero. Y si el balance es negativo, deberías replantearte seriamente si te interesa seguir perdiendo dinero en las casas de apuestas deportivas.

Por ejemplo. Hay que tener una base sobre la que ir haciendo las inversiones. A esto le llamamos caja o bankroll. Nunca hay que jugarse toda la caja. A ningún evento ni a ninguna cuota, porque esto nos podría hacer caer en bancarrota y recuperar toda la caja puede tardar mucho tiempo. Hay que fijarse límites. En el porcentaje sobre la caja que jugamos como máximo a una apuesta, un pick, un solo evento.

Este porcentaje es sagrado y nunca lo debemos vulnerar. Por ejemplo, si nuestra confianza es plena en un evento, como máximo, nos podemos permitir un porcentaje del 25%. Y así paulatinamente. Si somos capaces de ir aumentando nuestro bankroll, nuestra caja, hay puntos en los que hay que fijarse un retiro.

Supongamos que tenemos una capacidad de arriesgar, mensualmente 100 unidades. (No hablaremos de euros, libras o dólares ni de dinero en concreto. Lo que son 100 unidades para un persona pueden ser 10 euros y para otra 10.000). Lo dejamos en 100 unidades. Una de las estrategias más sabias es saber cómo hacer que este dinero vaya incrementando a lo largo del tiempo. Si en un mes hemos apurado las 100 unidades, se reponen y listo. Si hemos sacado un beneficio de 200 unidades, en cualquier momento se retiran.

O sea, en el momento en que lleguemos a 300 unidades en la caja, hay que hacer un retiro para volver a empezar con 100 unidades. Los límites se los fija cada cual, pero si no eres capaz de poner límites, por arriba y por abajo, (en dinero ganado y perdido), nunca vas a ganar dinero en las casas de apuestas deportivas. Para finalizar; la mejor manera de ganar es evitar las pérdidas y para esto, la mejor forma y la más utilizada por los profesionales es el "trading". La compra de un valor en un evento y, una vez éste ha tomado la dirección que preveíamos, comprar el valor contrario para, garantizarnos beneficio sin pérdida.