El comienzo, antes de apostar

Aptitudes necesarias para apostar

En primer lugar tenemos que tener claro que el mundo de las apuestas no es para nada sencillo, y en caso de que tengamos la idea de que con esta actividad se puede ganar mucho dinero de forma fácil, debemos apartar desde ahora mismo esa idea de nuestra cabeza.

Al principio debemos darnos por satisfechos si conseguimos mantener nuestro bankroll estable, sin apenas pérdidas. Los comienzos siempre son difíciles. Y es que hay un dato arrollador: se estima que entre el 2 y 5 por ciento de las personas que apuestan obtienen algún beneficio a largo plazo. Es decir el 95 por ciento, o más, de las personas que apuestan pierden dinero.

En este mundillo los resultados debemos medirlos a largo plazo, esto también debemos tenerlo siempre en cuenta. Si empezamos con una cantidad de 30 euros (por poner un ejemplo cualquiera) y a los dos días tenemos en nuestra cuenta 400 euros, es seguro que algo estamos haciendo mal, y nuestro futuro tenderá a 0. Sin embargo, si empezando con esa misma cantidad al cabo de una semana tenemos unos 40 euros, nuestro camino puede, y tan solo puede, que esté siendo el acertado. Los primeros resultados deberíamos empezar a valorarlos tras un mes de actividad en el mundo de las apuestas.

Para algunos pasar una semana para ganar 10 euros no merecerá la pena, sin embargo estas cantidades son relativas, pues todo dependerá del bankroll del que dispongamos. A mayor bankroll mayores beneficios son posibles, aunque también debemos considerar que una cantidad importante de pérdidas podría darse.

Y debemos saber que la mayor de las claves para salir exitoso con las apuestas no es el conocimiento deportivo, sino la madurez intelectual y la capacidad de autocontrol. Siempre debemos tenerlo muy en cuenta: nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos. ¿Tenemos las aptitudes adecuadas para empezar con el 'juego'? Debemos pensarlo muy seriamente.