Guía de las buenas apuestas - Razones para aplicar bien el stake

¿Cómo se debe aplicar el stake?


El mayor problema que tienen los apostadores noveles y no tan noveles, es saber aplicar bien el stake, esto es, meter la cantidad adecuada de dinero a cada apuesta. Es muy típico que en una mala racha el apostador novel apueste más cantidad de dinero del que apostaría si no lo estuviera, esto lo hacen para tratar de recuperar rapidamente lo que han perdido. Igualmente pasa el caso contrario, un apostador novel en buena racha puede pensar que esto de las apuestas es la mejor manera para hacerse rico,  por lo que tiende a apostar más dinero del adecuado.


Vamos a enumerar unas cuantas razones para que todo el mundo le de la importancia que se merece al stake



  •  En un partido de fútbol influyen muchos factores más aparte de la diferencia de calidad de los equipos. Por ejemplo el factor motivación, por eso se dan tantas sorpresas en una competición como la Copa del Rey. Aunque veamos un equipo de 1ª supuestamente mucho mejor que su rival de 2ª B, debemos cuidar el stake por más claro que veamos el partido. 

  •  Aparte de la motivación un partido de fútbol entre 2 equipos de diferente nivel, puede decantarse por el más débil si a comienzos del encuentro ocurre un hecho destacable tipo un penalty o una expulsión, que son acontecimientos de los que ningún equipo está a salvo, por eso en el fútbol hay que cuidar el stake siempre. 

  •  De la misma manera en las apuestas a over/under de goles, por más claro que nos parezca que un partido va a tener muchos o pocos goles, el factor azar interviene considerablemente, y factores como los del punto anterior pueden destrozar el planteamiento inicial de una buena apuesta, por tanto, hay que ser precavidos con el stake. 

  • En los deportes individuales tipo tenis, boxeo o snooker ocurren muchas más veces que rivales muy inferiores ganen sus partidos, pues basta que el favorito haya pasado una mala noche, tenga problemas personales, o simplemente que esté desganado, para que su rival le supere y acabe derrotándolo.