Apuestas deportivas Vs Juegos de azar

El mundo de las apuestas deportivas comparte categoría con los llamados juegos de azar, éstos se componen de loterías de distintas clases, máquinas tragaperras, sorteos, bingos, etc. Pero hay un par de factores fundamentales que diferencian a las apuestas de deportes del resto de juegos que comentamos: la participación humana y la capacidad de divertir.

Participación humana

Cuando compramos un cupón de lotería de Navidad, o de la ONCE o rellenamos un boleto de Euromillones en lo único en lo que intervenimos es en pagar, y como mucho escribiendo los números de nuestra combinación, eso aquellas personas que disfrutan eligiendo los números, como si de alguna u otra manera pensasen que la combinación ganadora se puede razonar. El resultado de esa lotería/Euromillones depende única y exclusivamente de la suerte, de que salga tal o cual número, no hay ningún factor influyente más salvo el azar.

En cambio, cuando realizamos una apuesta a un evento deportivo, el factor suerte influye mucho menos. Aunque siempre está presente el libre albedrío de una u otra manera, hay muchos más factores que afectarán al resultado final de un partido de fútbol o tenis. Todos esos factores extra son analizables por el apostador: estado de forma del equipo/jugador, características de juego, motivación, factores humanos como enfermedades, molestias físicas o relacionados con la vida privada de los competidores (separación de sus padres, rotura sentimental, nacimiento de hijos, etc.), todos y muchos más participan en el resultado final de un evento deportivo con un porcentaje mucho mayor que el simple azar

Diversión

El otro aspecto diferenciador comentábamos que es el de la diversión. La diversión que supone ver en directo el sorteo diario de la ONCE con el boleto en la mano, como mucho y hablando de personas que realmente encuentren divertido ver como se sacan bolas de un bombo, dura escasos 5 minutos.

Por el contrario si realizamos una apuesta a un partido del deporte que sea, como mínimo vamos a estar entretenidos unas dos horas, sintiendo sensaciones como emoción, alegría, rabia, etc. Hablando de la diversión, del ocio, cuando vamos al cine a ver una película entre la entrada, palomitas, bebida, desplazamiento podemos gastarnos unos 10-15 euros, a cambio conseguimos unas 2 horas diversión (dando por hecho que no sea un aburrimiento). Si apostamos esos 10-15 euros a un partido de fútbol que no despierte nuestro interés a priori, por ejemplo un Xerez – Racing Santander, directamente ya tendremos aseguradas esas 2 horas de diversión siguiendo el partido, pero la diferencia es que puedes disfrutar rodeado de amigos comentando el partido y además no perder ese dinero, sino multiplicarlo.