Apuestas combinadas

sevilla

Las combinadas, un peligro para el apostante

Cuando empezamos en el mundo de las apuestas vamos con bastante cuidado, haciendo apuestas a cuotas bastante bajas pues las consideramos 'seguras', tal y como indicamos en el artículo: No a las cuchicuotas.

Cuando vemos que nuestro Bankroll apenas se ve incrementado al acertar una apuesta, decidimos entonces combinar partidos de cuotas muy bajas para tener una mayor Cuota global, y finalmente acabamos haciendo cosas como esta:

- Repasando los partidos de la jornada de liga española empezamos a ver partidos que nos parecen claros: el del Barcelona, el del Madrid, el del Valencia y los vamos combinando. Después echando un vistazo a los partidos de otras ligas europeas vemos algunos equipos cuyos nombres nos suenan frente a otros que no sabemos ni quienes son, y con cuotas aceptables para el equipo que nos resulta familiar, por lo que los combinamos también con los españoles, de forma que acabamos montando una combinada de 5,6 o 7 partidos a gran cuota en los que nos resultaría muy extraño que alguno fallara. Lo normal y lógico en este tipo de situaciones es que en una combinada de tantos eventos alguno acabe fallando, por difícil que pareciese, por muy superior al rival que sea.

El ejemplo anterior, bastante común en los comienzos de un apostador, es un completo error, pues acabamos perdiendo una y otra vez.

Las combinadas son un peligro:

  1. No se recomienda en ningún momento meter más de tres o como muchísimo cuatro eventos en una misma combinada.
  2. Y nunca, nunca, nunca meteremos la misma elección en dos o más combinadas diferentes por muy segura que consideremos esa elección.

Por lo general no se recomienda combinar. Y menos a cuotas bajas. De vez en cuando, cuando hay un partido que parece muy sencillo y de cuota relativamente interesante, entonces se puede utilizar para combinarlo con algún evento que consideremos atractivo para apostar.

Lo que debemos tener claro es que al montar una Apuesta combinada la cuota aumenta pero el riesgo también, por lo que debemos valorar si merece la pena combinar varios partidos para tratar de ganar más dinero a costa de que la probabilidad de acertar nuestra apuesta baje considerablemente.