Consejos apuestas: La superficie en las apuestas de tenis

Conocer la superficie para hacer mejores apuestas de tenis

En los deportes individuales como el tenis, todos los factores que rodean a un partido pueden afectar de manera notoria al desarollo del mismo, de ahí que si queremos hacer mejores apuestas de tenis, deberemos conocer en profundidad todos esos condicionantes y, a través de su estudio, determinar su influencia en los partidos a los que queramos apostar.

Durante la temporada tenística se disputan torneos en 4 superficies principalmente: tierra batida, pista dura al aire libre, pista dura cubierta e hierba. Cada una de ellas tiene unas características diferentes que debemos tener en cuenta siempre para nuestras apuestas:

Tierra batida

El juego sobre tierra es el más lento de todos, ya que la bola al botar se amortigua y pierde velocidad. Por tanto, en esta superficie no prima tanto la potencia de los golpes de los tenistas, sino su físico, su paciencia y el sabe moverse sobre la arcilla. En tierra hay un movimiento que los buenos tenistas dominan y que es importante: el deslizamiento. Al jugar sobre polvo de ladrillo un tenista puede resbalar sobre la superficie, de manera que si lo hace bien, puede llegar con mayor facilidad a la pelota. Los jugadores poco acostumbrados al juego sobre tierra no dominan el deslizamiento y, por tanto, les cuesta más moverse bien sobre la pista. Los sacadores pierden su mejor arma debido a la pérdida de velocidad de la bola, de manera que para apostar en un torneo de tierra, aquellos jugadores con solo saque, no son muy recomendables. Tenistas de 1er nivel como Andy Roddick (nº 7 del mundo, ganador Open USA, finalista Wimbledon) no saben jugar sobre tierra y rara vez llega a rondas finales en estos torneos. Los jugadores sudamericanos, italianos y españoles son los que mejor se desenvuelven en tierra, mientras que los tenistas nórdicos y americanos suelen jugar mal (aunque hay excepciones). Las razones son simples, en Finlandia no puede haber muchas pistas de entrenamiento en tierra por el clima del país, mientras que en España. Argentina, etc. la gran mayoría son así.

Pista dura al aire libre

Pasan por ser las superficies de tipo intermedio, ni tan lentas como las de tierra ni tan rápidas como las de hierba o a cubierto. En esta superficie no se pude deslizar, por lo que ocurre a la inversa que en tierra: los especialistas de la tierra batida están muy acostumbrados a deslizarse, y al no poder hacerlo en pista dura, sufren mucho para llegar a los golpeos del rival. Jugadores como Albert Montañés o Potito Starace son grandes jugadores de tierra, ganan torneos, pero al jugar en pista dura son fácilmente superados por jugadores de peor ranking que ellos. El saque cobra mucha más relevancia, pues es más difícil de devolver, por lo que los buenos sacadores suman muchos puntos gratis. Conviene destacar que dependiendo del torneo, puede haber pistas duras más rápidas y otras más lentas, por ejemplo en el Open USA se juega a mayor velocidad que en el Open de Australia. Ésto se debe a que la superficie es ligeramente distinta (Decoturf y Plexicushion) y a que las bolas tienen diferente peso (más ligeras en USA). Los jugadores americanos y rusos suelen estar especializados en el juego sobre pista dura, aunque debido a ser una superficie intermedia, muchos tenistas pueden jugar bien sobre ella.

Pista dura cubierta

A grandes rasgos, las características de un partido sobre pista dura cubierta se resumen en una mayor velocidad y una mayor ventaja para los sacadores. Al jugarse bajo techo la meteorología no afecta. El viento, la humedad y el sol son factores que no están presentes a cubierto, de manera que los especialistas del saque, pueden obtener mayores beneficios de su mejor golpe. En este tipo de torneos es más complicado romper el servicio del rival, por lo que apuestas como si habrá tie breaks, o que se disputarán un elevado número de juegos suelen ser interesantes. Jugadores con un gran saque son el croata Karlovic, los americanos Roddick, Querrey e Isner, el francés Tsonga o el sueco Soderling.

Hierba

La pista más rápida, a la que se juega a mayor velocidad, especialmente si llueve ligeramente como ocurre a menudo en Inglaterra, donde se disputan la mayoría de torneos sobre hierba. Otro factor destacado de esta superficie es el bajo bote de la pelota, ya que al ser una superficie muy blanda, la bola no se levanta mucho al tocar el suelo. Hay jugadores que no saben desenvolverse ante ese bote bajo, como es el caso de Nikolai Davydenko (nº5 del mundo, ganador de la Copa Masters 2009). El ruso es un grandísimo jugador, capaz de derrotar a los mejores, pero no sobre hierba, donde se encuentra muy incómodo y suele perder en primeras rondas de los torneos. La hierba es una superficie muy especial y hay que haber jugado bastantes partidos sobre ella para dominarla, de ahí que jugadores especialistas de la tierra batida, que es tan diferente, no consiguen jugar bien sobre hierba. El saque es de vital importancia, y un buen juego en la red también, pues subir a volear tras un buen saque es una de las formas más sencillas de conseguir puntos casi sin esfuerzo. Grandes jugadores sobre hierba son Roger Federer, Lleyton Hewitt, y a un nivel menor, Richard Gasquet o Benjamin Becker. Al igual que sobre pista dura cubierta, apuestas a tie breaks o a partidos largos con pocas roturas de saque son las más aconsejables. Igualmente interesante es apostar a favor de los especialistas, aunque jueguen contra tenistas teóricamente superiores a ellos.