Cómo apostar a tenis: Influencia de la meteorología

La meteorología en el tenis

Para apostar a tenis, al tratarse de un deporte individual en el que sobre un único individuo recaen todos los factores que rodean a un partido, se deben conocer en profundidad todos esos parámetros que pueden afectar de una manera u otra a los tenistas, ya que su impacto en el partido puede ser importante y condicionar los encuentros y, por tanto, las apuestas que se hagan.

Ya se comentaron en anteriores artículos de WebApuestas los factores importantes para apostar a tenis, en el de hoy se tratará de ver cómo influye la meteorología y de qué manera se puede aprovechar para hacer mejores apuestas.

Lluvia

Cuando se juega sobre tierra batida y llueve ligeramente el juego se vuelve más lento, pues se forma un capa de barro sobre la superficie que hace que la bola pierda velocidad al botar. Si se juega sobre hierba ocurre lo contrario, el juego se vuelve mucho más rápido pues las gotas de agua quedan depositadas sobre las briznas de hierba y al botar la pelota, resbala y sale despedida a toda velocidad. Algo parecido ocurre en las pistas de cemento, donde el suelo mojado hace que la bola rebote más rápido y resulte más difícil de controlar. También hay que tener en cuenta que si llueve mucho los partidos pueden aplazarse un intervalo de tiempo mientras que deja de llover, este hecho hace en ocasiones, los tenistas vuelvan a la pista en distintas condiciones a como se retiraron. Por ejemplo puede ocurrir que el que va perdiendo salga mucho más motivado y que el que había encontrado su ritmo de juego y dominaba, en la reanudación entre frío y no vuelva a jugar como antes.

Temperatura

Mucho calor implica mayor velocidad de la bola independientemente de la superficie. Jugando sobre arcilla la tierra se seca con el calor y el bote de la bola es más alto pues la tierra seca no amortigua el bote. Hay jugadores como el serbio Djokovic y algún otro que en condiciones de mucho calor no rinden igual, pues les afectan mucho las altas temperaturas.

Humedad

A más humedad menos velocidad de juego pues 'hay más agua' presente en el aire que hace que la pelota se frene. Unas condiciones de mucho calor y humedad son difíciles de sobrellevar por tenistas que no estén en buena forma o que tengan mucha resistencia, pues se suda mucho y para el que no está acostumbrado, resulta muy incómodo incluso respirar adecuadamente.