Apuesta en el torneo de Monte-Carlo Rolex Masters

El torneo de Monte Carlo Rolex Masters es uno de los más importantes del año porque marca el inicio de la temporada de tierra batida y porque es uno de los que están mejor valorados por todos los tenistas del mundo, sobre todos los especialistas en este tipo de superficie, en concreto, los españoles y los latinos, pero concretamente, hablar del torneo de Monte Carlo es hacerlo del gran Favorito porque nunca un torneo ha estado más vinculado a un nombre y un tenista a un torneo; Rafael Nadal lo ha gando en ocho ediciones y es, sin duda, el gran aspirante a renovar el título que consiguió la temporada pasada.

Además, el Masters 1000 de Monte Carlo reúne características que hacen de él un feudo muy atractivo para las apuestas porque después de cuatro meses jugando en pistas duras y sobre todo por el circuito americano, muchos jugadores, sobre todo aquellos que no son europeos y no se han criado en este tipo de superficies, les cuesta mucho la adaptación a la tierra batida y tienen mecanismos muy deficientes en sus desplazamientos y en sus apoyos a la hora de golpear.

Registrate con Bet365 y apuesta en el torneo de Monte Carlo Rolex Masters

Jugadores como Tipsarevic, el propio Tommy Haas, que lleva una temporda impresionante y sin embargo, en uno de sus primeros partidos en tierra batida, en Houston ha caído a las primeras de cambio. Jugadores como Mahut, Dodig, Gilles Muller que viven con comodidad en el circuito y consiguen importantes victorias, incluso cotra rivales de entidad, son presas fáciles para los pequeños jugadores que se mueven mucho mejor que ellos y que, ayudados por el bote altod e la pelota en tierra batida aquí sí pueden restar sus potentísimos servicios.

Otros jugadores que llegan en forma, serán también presas interesantes y ofreceran cuotas altísimas para sus rivales con muchas opciones de poder jugar en su contra. Hablamos de hombres como Sam Querrey, que (no juega en Monte Carlo), o Kevin Anderson, que sí estará.

El sudafricano es otro de estos típicos jugadores que son muy competitivos en pistas duras, pero que en la tierra batida tienen serios problemas dado que cuando su saque pierde efectividad, las cosas cambian mucho. Sin embargo, lo veremos a cuotas 1.4 ó 1.5. Así que podremos comprar a sus rivales a cuotas 2.8 o superiores.

Registrate con Miapuesta para empezar a apostar en el torneo de Monte Carlo Rolex Masters

Volvamos al favoritismo para ganar el torneo. Sin duda el gran favorito es Rafael Nadal porque así lo piden sus estadísticas sobre tierra batida, donde rara vez pierde dos partidos al año. Si a esto le añadimos que Monte Carlo es su torneo favorito sobre arcilla y que llega después de 7 meses fuera de la competición y después de un proceso de adaptación a través de su temporada en la tierra batida latinoamericana y después en Indian Wells, parece que todo apunta a un Nadal ya en forma y muy motivado.

Aquí defiende el título (1000 puntos) y gran parte de los que tiene que defender hasta la llegada de Wimbledon, donde tras caer en segunda ronda, no volvió a sumar hasta final de año. La Cuota rondará el 2.00 aunque muy probablemente no llegue.

Se supone que todo lo que no sea jugar la final sería una gran sorpresa. La asuencia de David Ferrer y de Roger Federer en este torneo le concede el número 3. Sí estarán Murray y Djokovic. Ahí tendrá que demostrar que es mejor que estos dos jugadores en tierra batida y sueperarles.

Registrate con William Hill para apostar en el torneo de Monte Carlo Rolex Masters y recibe tu bono de bienvenida

El sorteo también será muy importante. Si tiene que medirse a los dos, quizá puede llegar mermado a la final. (Hay que recordar que su ritmo competitivo no es el mismo que cuando estaba al máximo nivel, pero obvimente tampoco es bajo. Ganó Indian Wells y esto es un gran aval para lo que pueda hacer en Monte Carlo). Sólo ha perdido un partido este año, aunque ha jugado sólo 4 torneos.

Lo perdió ante Horacio Zeballos en la final de Viña del Mar. Era su debut después de siete meses inactivo. Las amenazas deben de ser, en principio, sólo Djokovic y Murray, aunque otros jugadores llegarán en su mejor momento al torneo. Wawrinka está siendo protagonista en Casablanca y Nico Almagro es otro jugador de un gran nivel en tierra batida y podría ser una de las revelaciones.

Junto a ellos habrá que prestar atención a los franceses, especialmente a Gilles Simon que defiende la final del año pasado, aunque esta temporada ha empezado muy por debajo de su mejor nivel y en Argentina perdió sus dos partidos de individuales.

Apuesta con Bwin en el torneo de Monte Carlo Rolex Masters

De los jugadores cabezas de serie, algunos deben de ser atacados para comprar en su contra („Lay'), otro muy destacado es Jerzy Janowicz. El polaco irrumpió en el panorama internacional en París, donde hizo las delicias del público con una final brutal y con un nivel de juego muy alto, acompañado de un comportamiento de los Top 10 sobre tal torneo de máximo desinterés.

Por el esquema y caracterísiticas de juego, Janowicz debería de ser también presa fácil para jugadores como los colombianos, (especialmente Giraldo), o como los brasileños, (especialmente Bellucci), sin contar con los italianos (Seppi, Fognini...) o los españoles.

También es una incógnita cómo rendirá Raonic, (aunque hay que recordar que jugó semifinales del Godó el año pasado eliminando entre otros a Andy Murray). Otros buenos jugadores que serán muy peligrosos y a los que hay que tener en cuenta en Monte Carlo, por su condición de especialistas en tierra batida y por su buen nivel de forma, especialmente son los franceses.

Registrate con Betfair para empezar a apostar en el torneo de Monte Carlo Rolex Masters

Tsonga no es un especialista en esta superficie, pero cada vez se desenvuelve mejor y viene de ganar sus dos partidos en Argentina en Coap Davis. Será uno de los jugadores que debería rondar, al menos los cuartos de final. Como él, Richard Gasquet es un tenista de altísimo nivel y parece que está muy serio y muy sólido en 2013. Un peligro para cualquiera con su revés corriendo como en sus mejores tiempos y con el factor local a favor.