La nueva ley del juego 2012

España está actualizándose en materia legal con respecto a la Ley del Juego que no ha sufrido modificaciones desde 1977 en este país. La última legislación sólo trataba actividades como las loterías, casinos y los bingos y las nuevas tecnologías todavía no estaban actualizadas en el panorama legislativo español. Las apuestas online son un mercado que se calcula que están moviendo en España alrededor de unos 30.000 millones de euros al año y no están controlados en absoluto por el fisco español.

El principal objetivo va a ser que las empresas tengan que registrarse en España y no operar desde paraísos fiscales como Luxemburgo, Gibraltar o Suiza a la hora de efectuar los pagos y los reintegros. Lo que se pretende es que tengan un dominio ".es" y que cumplan una serie de normas y que de otro modo, no puedan hacer publicidad en España.

En la nueva Ley del juego 2012 el texto ya está en marcha y ahora está siguiendo la tramitación oportuna a través del Senado. La formulación de la nueva Ley, sacará de la "alegalidad" a muchas casas que operan desde hace años en España pero si licencia alguna. Se pretende atajar el fraude y frenar el blanqueo de capitales. Para poder operar las webs de apuestas deportivas y "los medios electrónicos, informáticos, telemáticos e interactivos", van a tener que obtener una licencia para poder operar en este país.

Hay distintas modalidades, juegos, loterías y apuestas deportivas por una parte e hípicas por otra, así como rifas y concursos. Para empezar, el primer cambio lo veremos en el dominio. Aunque se pueda utilizar la entrada, a través del dominio ".com", todas las casas que quieran operar en España van a tener que usar el dominio ".es", lo que permitirá un mayor control por parte de las autoridades españolas y evitar, como ocurre ahora, que actúen desde el extranjero y eludan los impuestos correspondientes.

Todo llega también a través de evitar que las grandes plataformas de juegos online patrocinen a equipos españoles como puede ser el caso de la casa austríaca Bwin.com que es uno de los principales patrocinadores del Real Madrid, o de Unibet, que lo fue la temporada pasada del Valencia Club de Fútbol o Interapuestas, que lo hacía con el Real Club Espanyol de Barcelona. Las empresas que quieran hacer uso de la publicidad o el patrocinio en España tendrán que haber obtenido previamente la licencia.

Una de las principales batallas que quiere librar la Nueva Ley de las Apuestas deportivas en España es la lucha contra el juego de los menores de edad así como la ludopatía. Se quieren crear unos mecanismos muy estrictos para el control del acceso a los niños y la limitación de aquellos que pidan voluntariamente su autoexclusión.

La Nueva Ley tiene muy presentes a los clubes de fútbol. Al igual que ocurre con la Quiniela, los clubes verán cómo una parte de los ingresos repercute directamente en sus arcas, dado que las casas de apuestas utilizan su nombre para su negocio. No está determinado ni cerrado el acuerdo con los clubes, así que no se sabe cuál será el porcentaje de los ingresos que revertirá en los equipos de fútbol, pero, a buen seguro, será un nuevo ingreso a tener en cuenta para el deporte español. La cuota se establecerá, de todos modos, a través de un Real Decreto.

Las empresas que tienen webs de apuestas deportivas tendrán un régimen fiscal especial que gravará desde la obtención de la licencia hasta la organización y el reembolso de premios. Esto garantizará el "juego limpio y transparente para los usuarios", dado que los clientes estarán seguros de que no hay ninguna estafa y que se le va a pagar si ganan. Claro que este impuesto, el Impuesto sobre Actividades del Juego será exclusivo para las casas de apuestas deportivas online y estarán exentos la ONCE y la Lotería del Estado.

En principio está previsto que el Estado cobre una comisión porcentual sobre las comisiones que se llevan las casas de apuestas, tendrán acceso a todas las apuestas que se hagan en las distintas salas que operen en España y a cobrar una parte de los beneficios. Pero también habrá impuestos sobre los clientes y el beneficio que tengan estos. Se garantizará su pago, pero también el cobro de estos impuestos.

Se creará una Comisión Nacional del Juego, que será la encargada de autorizar y más tarde, supervisar y controlar, así como sancionar, si fuera necesario, este tipo de actividades. Las multas a las casas pueden llegar hasta los 50 millones de euros.

La Ley también ha sido controvertida porque muchos medios de comunicación, impresos, pero también audiovisuales, tienen a estas casas como algunos de sus principales clientes y muchas casas no van a pagar el impuesto y a solicitar la licencia, así que cerrarán sus puertas en España. Sin ir más lejos, Unibet, ya ha anunciado su cese de actividad en España.

Las cifras son escandalosas. La Hacienda española recauda anualmente unos 1700 millones de euros en concepto de juego. El juego privado ha generado unos 100.000 empleos directos. Las nuevas modalidades de juegos online generaron el año pasado unos 315 millones de euros de beneficio, pero el juego online, a penas crea puestos de empleo en España. 40.000 personas han pedido voluntariamente que no se les permita acceder a ninguna modalidad de juego para evitar situaciones de ludopatía. En España los juegos online han seducido a unas 400.000 personas en España.