BOE Ley 13/2011 de regulación del juego

Publicada en el Boletín Oficial del Estado la ley de regulación del juego, que se aprobó en las Cortes el pasado 12 de mayo, precisamente con el peor número que se le podía dar a un supersticioso en el juego: el trece. Su aparición en el BOE del sábado 28 de mayo hace que su entrada en vigor sea oficial y, lo que es más importante, que se abra el plazo para que las casas de apuestas opten por una licencia que les permita operar en el mercado español.

La Ley 13/2011 de 27 de mayo de regulación del juego aparece en el BOE nº127 publicado el sábado y recoge 49 artículos que tratan diversos aspectos en lo que se refiere a las diversas actividades de las apuestas y juegos de azar. Se describe el ámbito de aplicación de la ley hasta el punto de extenderse incluso a los juegos de carácter ocasional o las actividades de publicidad y/o patrocinio.

La nueva ley recoge las garantías exigibles a los operadores hasta el extremo de detallar la homologación de los sistemas técnicos requiridos para poder ejercer a través de la red. Se abre el plazo para optar a las licencias que se otorgarán por un sistema abierto y cuya vigencia será de un año y medio. Las casas de apuestas que ya están operando o que quieran operar en España, tienen hasta el 1 de enero del 2012 o hasta que se publique la primera licencia para legalizar su situación.

En la Ley 13/2011 se detalla el funcionamiento de los dos nuevos organismos de regulación del juego que velarán por el cumplimiento de la normativa: la Comisión Nacional del Juego se encargará de la concesión de licencias y estará compuesta por un Presidente y unos consejeros que serán designados por Real Decreto por el Gobierno; la permanencia en el cargo será nada menos que de 6 años.  En cuanto al Consejo de Políticas del Juego, su función será la de asegurar que las Comunidades Autónomas -beneficiarias de lo recaudado a través del juego- tengan voz y voto en el desarrollo de la nueva normativa.

En la publicación del sábado se recogen, además de lo expuesto, las infracciones a la Ley y las sanciones a las mismas, y se detalla el régimen fiscal que regulará a los operadores tanto del juego online como del presencial a excepción de las loterías con el llamado 'Impuesto sobre Actividades de Juego'.

Con la publicación del BOE se termina el periplo de esta ley 'express' que se ha redactado y aprobado en tiempo récord. Una normativa necesaria tras la despenalización del juego en Real Decreto Ley 16/1977, hace ya 34 años. El sector de profesionales del juego estaba pidiendo esta Ley desde hacía años y, tras las polémicas iniciales por un borrador de Ley que limitaba el número de licencias a tan sólo cinco o los rumores inicales de aplicar los impuestos al total facturado en lugar de los beneficios, ahora lo que les queda es ponerse manos a la obra y acoplarse a una nueva ley sedienta de recaudar tanto de los que no se ajusten a ella como de los que sí lo hagan.