La nueva ley del juego en España 2012

La nueva Ley del Juego que va entrar en vigor en 2012 va a permitir un mayor control del Estado sobre las empresas que actúan en España con el juego. La última legislación que había al respecto databa de 1977 y sólo trataba sobre actividades como las loterías, casino y bingos y estaba completamente desactualizada con respecto a las casas que trabajan con el juego por internet. Por fin, el panorama legislativo español se va a poner a la altura de la realidad que dejaba en una situación de “alegalidad”, (situaciones no definidas por la legalidad) a las casas de apuestas online. En España, se calcula que el mercado de apuestas deportivas online mueve unos 30.000 millones de euros al año y no están controlados por el fisco español.

Así que el principal objetivo de esta Ley va a ser que las empresas que trabajen en España, se registren en este país y tengan que operar y facturar desde aquí y no desde paraísos fiscales como Luexmburgo, Gibraltar o Suiza a la hora de efectuar los pagos y los reintegros. Los que se pretende es que todas la empresas tengan un dominio “.es” y que cumplan una serie de normas que, de otro modo, eran muy difíciles de obligarles a cumplir. Hay multitud de medidas
que se toman al respecto y en todas, se beneficia al apostante, al que se le va a dar mayor seguridad porque estas empresas estarán más controladas y los pagos, no sólo serán más seguros si no que, además, serán más rápidos, (no es lo mismo que una empresa que trabaja desde Ginebra o Luxemburgo haga una transferencia que se haga desde Madrid o cualquier capital española).

La redacción del texto ya está en marcha y ahora sólo falta la tramitación y aprobación a través del Senado, (el órgano que legisla en España). La formulación de la nueva Ley, dejará que todas las empresas que operen en España y desde España dejen de ser alegales y pasen a ser completamente legales. Todas tendrán que tener una licencia. Con esta licencia, se pretende atajar el fraude y frenar el blanqueo de capitales. Para poder operar en España, las webs de apuestas deportivas y “los medios electrónicos informáticos, telemáticos e interactivos”, van a tener que solicitar y que se les sea concedida una licencia de juego para poder operar en España.

El primer cambio, como avanzábamos, lo veremos en el dominio. Las empresas que hayan obtenido su licencia, para operar en España tendrán que hacerlo desde el dominio “.es”, aunque puedan utilizarse la entrada “.com”. Esto va a permitir un mayor control por parte de las autoridades españolas, van a evitar que se puedan trabajar con clientes españoles desde el extranjero y podrán controlar los ingresos y los correspondientes impuestos.

La publicidad será una de los principales reclamos que también esté más controlado. Las grandes plataformas de juegos online van a tener prohibida la publicidad en cualquier tipo de formato en España, esto implicará a grandes equipos de las competiciones españolas puedan perder sus principales patrocinadores, aunque muchos de ellos ya han anunciado que aceptan la nueva legislación y seguirán operando desde España. Hablamos de Bwin, patrocinador principal del Real Madrid, Unibet, (que lo fue la temporada pasada del Valencia CF), 888.com que lo fue del Sevilla, Interapuestas, (ex patrocinador del Espanyol), y así un largo etcétera.

Otra de las principales batallas de la Nueva Ley del Juego y de las Apuestas Deportivas en España es la lucha contra la ludopatía y la prohibición para los menores de edad. El control va a ser muy riguroso y estricto para la tramitación de cuentas, tarjetas con las que se ingresan y se reintegra el dinero y los clientes que piden voluntariamente la autoexclusión de las casas de apuestas.

La Nueva Ley beneficiará también a los clubes de fútbol. Como ocurre con la Quiniela los clubes de Primera y Segunda División van a verse beneficiados de los ingresos de las casas de apuestas que obtengan la licencia en España. El acuerdo con los equipos de fútbol todavía no está cerrado, pero todo apunta en buena dirección, de tal manera que los equipos van a ver más ingresos y esto beneficiará directamente al nivel de la competición.

Las cuotas de la licencia se establecerán a través de un Real Decreto. Las empresas que tiene webs de apuestas deportivas van a tener un régimen fiscal especial que va a fiscalizarse con gravámenes desde la obtención de la Licencia hasta la organización y el reembolso de los premios a los clientes. Con esta serie de reglas, se va a “garantizar el juego limpio y transparente para los usuarios”. Se va a poder garantizar a los clientes de las casas de apuestas, a nivel estatal, la seguridad de que no va a haber ninguna estafa por parte de las casas de apuestas online y que se cobrará hasta el último céntimo que se cobre por losaciertos obtenidos. Este impuesto, el Impuesto sobre Actividades del Juego será exclusivo para las casas de apuestas online y quedarán exentos la ONCE y las Loterías del Estado.

Se va a crear una Comisión Nacional del Juego, que será la encargada de, en primer lugar, autorizar las licencias que se tengan que otorgar, más tarde de supervisar y controlar a las plataformas de apuestas online a las que se les haya concedido. Esta comisión será la encargada de sancionarlas en caso de que haya algún incumplimiento con la Ley y las multas pueden llegar hasta los 50 millones de euros.

La primera idea es que el Estado cobre una comisión porcentual sobre las comisiones que se llevan las casas de apuestas y tendrá acceso a todas las apuestas que se hagan en las distintas salas que operen en España, así como a cobrar una parte de los beneficios generados. Pero también habrá impuestos para los clientes que hagan retiradas de dinero en su cuenta y se considera la opción de abrir una nueva sección en la declaración de la Renta (IRPF), para los que tengan cuentas en casas de apuestas online.

La Ley también ha sido controvertida porque muchos medios de comunicación, impresos, pero también audiovisuales y multimedia, tienen a estas casas como algunos de sus principales clientes y muchas casas que estaban haciendo grandes aportaciones en publicidad no van a pagar la licencia y el impuesto y cesarán su actividad en España, como Unibet. Claro que esto hará que la competencia sea más seria, más fuerte y más competitiva de cara al trato con sus clientes.

Las cifras del juego los últimos años han sido muy llamativas. En España, los juegos online, (especialmente el póker), han sido consumido por 400.000 españoles… Sin embargo, la Hacienda española ha recaudado 1.700 millones de euros en concepto de juego. El juego privado ha generado más de 100.000 empleos directos, pero las nuevas modalidades de juego online dejaron en las arcas 315 millones de euros del total, y éste, casi no ha creado puestos de trabajo. 40.000 personas han pedido voluntariamente que no se les permita acceder a ninguna modalidad de juego para evitar situaciones de ludopatía. (Estos clientes potenciales de empresas que operan desde el extranjero, también se van a controlar).