Retirar las ganancias de nuestras apuestas

Las apuestas deportivas pueden ser gratificantes de por sí, sin que produzcan ningún beneficio económico... pero perderían parte de su razón de ser. Cuando apostamos queremos, casi por definición, ganar. Y una vez que obtenemos ganancias considerables es de sabios retirarlas. Muchas veces, por extraño que parezca, se nos olvida averiguar cómo retirar las ganancias de nuestra cuenta en la casa de apuestas.

Por lo general utilizaremos el mismo método de pago que usamos para nuestros ingresos, por ejemplo con las tarjetas de crédito Visa o los monederos electrónicos como Moneybookers o Neteller. Sin embargo, muchas veces nos encontraremos con que el método de pago por antonomasia para retirar fondos es la transferencia bancaria. A veces nos veremos obligados a utilizar la transferencia para retirar: cuando usemos tarjetas Mastercard, con depósitos con métodos como Ukash o por política de la empresa como en Interapuestas (el primer reintegro ha de ser por transferencia).

La transferencia es seguramente el método más directo y fiable pero desde luego no es el más inmediato ni el más cómodo y tampoco el más barato. Lo más conveniente es buscar en la página de ayuda de cada casa de apuestas o consultar directamente en el servicio de atención al cliente cómo funciona la transferencia bancaria: si cobran comisión, si cuentan con intermediarios, qué documentos se necesitan para activar este método, etc. Lo primero a tener en cuenta es que la mayoría de casas de apuestas tienen sede en el Reino Unido o en otros países, por lo que la transferencia será internacional. Esto conlleva mínimos a retirar y comisiones más elevadas que suele correr a costa del cliente. Por este motivo, a veces se utilizan 'intermediarios' como Fastbank Transfer (en Bet365) o Earthport (Ladbrokes) que gestionan las transferencias internacionales en varios países y sirven de puente entre el usuario y la compañía de apuestas deportivas; en lugar de realizar el retiro (o depósito) directamente entre dos cuentas internacionales, se hace a través de un banco en el país del cliente para que no se le cobre tanta comisión.

En cualquier caso, cuando retiramos por transferencia es muy posible que la casa de apuestas nos solicite documentación para asegurarse de que somos el titular de la cuenta bancaria que facilitamos para la operación. Normalmente mandaremos una copia del extracto bancario (por ejemplo la primera hoja de la cartilla) y de una identificación fotográfica como el DNI o Pasaporte. También tendremos que saber, a la hora de completar el formulario online de transferencias, qué son los códigos SWIFT y el IBAN (éstos se utilizan en transferencias internacionales).

El SWIFT (o BIC) es un código internacional que identifica al banco al que pertenecemos. Cada entidad bancaria tiene uno y se pueden buscar por Internet o solicitarlo a nuestro banco.

El IBAN es el código internacional para nuestra cuenta bancaria. Para las cuentas españolas empieza por ES y luego le siguen los números del código del banco, la sucursal, número de control y la cuenta; en total son 24 caracteres. Suele aparecer en la primera página de la cartilla y/o en los datos de nuestra cuenta por internet. En otros países este código tiene longitud y nombre distinto, por ejemplo el equivalente mejicano se llama CLABE.

Una vez que enviemos la documentación y activemos la transferencia bancaria, no tendremos que volver a hacer nada más en próximos retiros, por lo que pese a las molestias iniciales a la larga puede ser un método muy válido por la seguridad que ofrece. Eso sí: si nos urge recuperar el dinero, hay que hacerlo con tiempo puesto que podemos tardar entre 3 y 10 días laborables en recibir los fondos.