Apostar a que el favorito pierde el primer set

Dentro de las apuestas de tenis, existen muchos tipos de apuestas que un jugador puede realizar. Varían de entre las más comunes a algunas mucho más complejas. Por ejemplo, tenemos la opción básica de apostar al Ganador del partido, donde podemos elegir a uno u otro tenista, según creamos que puede ganar el encuentro.

Por norma general, los claros favoritos al partido van a tener una cuota muy baja, de 1.35 o menos. Eso nos puede hacer decidirnos por otro tipo de mercados, con cuotas más altas y atractivas como por ejemplo, hacer apuestas a los sets. Si hay un favorito para ganar el encuentro pero su oponente es un jugador peleón y el tipo de superficie sobre la que juegan es dada a que se pueda dar alguna pequeña sorpresa, quizá nos convenga apostar a que el favorito pierde algún set.

También podemos poner en marcha nuestras estrategias en apuestas de tenis dentro del mercado de hándicap, haciendo que los favoritos jueguen con algún tipo de desventaja o que los menos favoritos obtengan alguna ventaja extra para añadirle un poco más de emoción.

Una de las estrategias de apuestas de tenis más comunes y que mejor rendimiento puede darnos es la de apostar a que el favorito pierde el primer set y termina llevándose el partido. Puede que haya muchos que se pregunten cómo es posible que si es favorito, como puede ser que llegue a perder el primer set. Pero por raro que parezca, es algo muy común dentro de las apuestas de tenis.

Lo lógico sería tomar una decisión segura, como apostar al favorito en un partido de tenis, pero la estrategia que proponemos te hará encontrar cuotas más altas y posibles mayores ganancias para ti. Esta apuesta consiste en esperar que el favorito pierda el primer set, para que luego remonte y termine llevándose el partido. Como hemos mencionado anteriormente, la cuota del favorito será normalmente de 1.35 o menos. Si llega a perder el primer set, esa cuota aumentará y puede ser el mejor momento para apostar por él.

Es una de las estrategias de apuestas de tenis que más expertos usan y de las que mejores resultados suelen dar. ¿Cuándo podemos ponerla en marcha?
Os lo explicamos a continuación.

Es importante que sepáis que esto no es algo recurrente que suela darse cada semana en cualquier jornada, sino en situaciones particulares. Por ejemplo, los comienzos de los grandes torneos como los Grand Slams o los Masters 1000 casi siempre se les suelen atragantar a los tenistas top. En su primer o segundo partido, suelen tener nervios ya que vienen sin demasiado rodaje en esa pista y esa superficie.

El otro tenista puede llevar ya días entrenando ahí y esté más hecho a la cancha o también, en muchas ocasiones, estos primeros rivales provienen de la fase de clasificación, lo que les hace llegar ya con dos o tres victorias y mucha confianza a sus espaldas. Esto, unido a que también puede que el tenista favorito salga un poco más relajado de la cuenta, se puede producir esa sorpresa que buscamos.

Otra posibilidad que podría darse es que el favorito venga directamente de ganar otro torneo y llegue sin apenas descanso ni aclimatación a la pista. Ese cansancio acumulado podría afectarle al primer set ya que en pocos minutos cuesta coger ritmo. También, es probable que el favorito se enfrente a un rival especialista en esa superficie y puede darse que ese primer set caiga a favor del tenista de menor nivel ya que está más hecho a jugar sobre esa superficie.

Como hemos dicho, lo "normal" es tomar decisiones lógicas como apostar al favorito en un partido de tenis, pero es importante analizar muchos factores antes y analizar el estado en el que llega cada tenista y repasar las estadísticas entre los dos.

Una de las estrategias que podrías realizar es visualizar un partido en directo y comprobar que el tenista favorito pierde el primer set.

Si se da todo lo que hemos mencionado anteriormente en este artículo, puede ser interesante apostar en directo justo en ese momento a que el favorito ganará el partido ya que su cuota va a ser más alta que antes del comienzo del encuentro y las probabilidades de que gane siguen siendo altas ya que a pesar de ir por detrás en el marcador, el oponente sabe que el otro es favorito y si ve que le empieza a remontar, comenzará a venirse abajo mentalmente.