Trading deportivo: plan de trading, psicología y control de emociones

En un episodio más de los artículos psicológicos referentes al trading deportivo, vamos a priorizar la fortaleza psicológica sobre todas las virtudes que un trader de éxito debe de tener para sobrevivir en el mercado y ser ganador a largo plazo.

Hemos hecho hincapié en muchas ocasiones sobre la importancia de tener un plan de trading bien asentado y ser fieles al mismo. Sin embargo, hay ocasiones en las que los indicadores de tendencias no son tan claros como deberían, o en ese momento nosotros no estamos tan receptivos como para comprender que se trata de una oportunidad clara de entrar al mercado.

¿Qué sucede cuando dudamos? Puede suceder que la tendencia se confirme o bien que tome la dirección contraria, pero tanto si ocurre una cosa como si ocurre la otra, estamos perdiendo oportunidades a largo plazo. Voy a poner un ejemplo muy recurrente y que estoy seguro que a todos vosotros os habrá sucedido en más de una ocasión. Partido Legia Varsovia – Real Madrid.

Gana el conjunto blanco por 0-2 en el minuto 35. 5 minutos después anota el primer gol el Legia, para 20 minutos después empatar el encuentro a 2, sobre el minuto 60 de encuentro. En esta ocasión no se trataba de trading, pero sirve igual: el Real Madrid necesitaba la victoria para no tener que depender de lo que sucediese ante el Dortmund y en Lisboa en las últimas 2 jornadas de la fase de grupos de Champions. Su gol se pagaba @1.60 y subiendo. Su victoria @1.50.

Registrate y apuesta con Betfair Exchange

En ese momento dudas. El Real Madrid había encajado 2 goles en un breve lapso de tiempo pero la lógica y la historia decían que cuando se ponen por delante se relajan, y cuando encajan un gol o les empatan entonces buscan la victoria. Paralelamente la carrera a 7 córners (0-4 en ese momento) se situaba sobre @1.90. Todo parecía encajar, ambas apuestas parecían buenas pero lo que acababa de suceder en apenas 20 minutos creaba dudas. ¿Era buena la apuesta? ¿Esperamos unos minutos para clarificar la situación? ¿Esperamos a una mejor cuota? Las dudas conducían a la observación, y ésta a ver como el Real Madrid forzaba un par de córners. Minutos después el 3-2 y acto seguido el 3-3, para acabar con el 7º córner en el minuto 93.

En realidad, lo que había sucedido era que esperábamos una confirmación del mercado para entrar. Buscábamos seguridad antes de arriesgar nuestro dinero. Queríamos confirmación en señal de ataques constantes, ocasiones, algo que nos indicase que nuestra apuesta iba a ser ganadora al 100%. Pero eso no puede suceder, porque esto no trata de adivinar lo que va a pasar. La única forma que tiene el mercado de confirmar una operación es cuando ésta se da.

Una vez finaliza es sencillo determinar si era una operación clara o no lo era, pero en el momento crucial de decidir surgen las dudas. Generalmente tenemos la sensación de que en esos momentos ocurren dos cosas: si entramos al mercado tenemos la sensación de que la tendencia deja de avanzar o cambia justo cuando nosotros estamos dentro. Si no entramos el precio que nos interesa se desploma llegando al punto al que pensábamos salir con beneficios (o acertando la apuesta deportiva en el caso de que no sea trading). Cuando estamos dentro todo parece no avanzar y cuando estamos fuera todas las señales parecen indicar que debíamos haber entrado.

Apuestas deportivas Betfair

Esa sensación irracional lleva muchas veces a no querer admitir que nos hemos equivocado a la hora de entrar en una operación, ya que han habido muchas otras ocasiones en las que hemos visto desde la barrera como nuestra idea era ganadora, pero no estábamos dentro para beneficiarnos. Habíamos dudado y nos habíamos quedado fuera. Por ello a veces queremos saber más que el mercado y queremos tener la razón. Si entramos hacia un lado y la tendencia cambia, no sólo nos quedamos dentro de la operación, sino que re-entramos o quitamos los stops esperando poder hacer la cuota media más alta para salir a un menor precio.

Esa es la diferencia: ya no queremos ganar, no es a lo que aspiramos, ahora nos conformamos con no perder. No queremos admitir que en ese momento nos hemos equivocado y que nuestro sistema de trading debe de poder asumir operaciones ganadoras y perdedoras sin que ello nos lleve a cambiar nuestra forma de operar.

Es muy probable, como comenté al inicio del artículo, que hayáis tenido esa misma sensación de dudar si entrar o no a una operación y luego ver cómo salía ganadora con vosotros fuera del mercado. Luego, para compensar, en algún otro momento habéis permanecido en el mercado más de la cuenta cuando la tendencia ya había cambiado en vuestra contra. La fortaleza psicológica trata sobre ese tipo de cosas, y permitidme que os recuerde que en el trading, dominar el control de las emociones acabará siendo el aspecto más importante sobre el que tendréis que trabajar para ser traders de éxito.